poderes_hindues_de_las_velas

Presentes en las ceremonias religiosas y en los ritos de casi todas las civilizaciones, las velas son instrumentos de magia extremadamente poderosos.Vinculadas al fuego, el elemento de la naturaleza que simboliza al mismo tiempo la destrucción y la renovación, ellas producen efectos mágicos cuando se utilizan correctamente en los rituales y encantamientos.

Este uso está asociado a los factores que influyen en los efectos mágicos de las velas. Las vibraciones de los colores, por ejemplo, accionan energías que existen en nosotros, por lo que favorecen determinados aspectos de la actividad humana, como el amor, el desempeño profesional, la espiritualidad y las capacidades artísticas. Las vibraciones del aceite utilizado para la consagración de la vela, a su vez, deben estar en armonía con el color. Las otras influencias están asociadas a la fase lunar en la fecha de la ceremonia y a la intención de la persona que esté realizando el ritual.

Este último aspecto es fundamental, pues el poder de las velas proviene, básicamente, de la acción de las salamandras, seres elementales, lagartos hechos de llamas, que constituyen la esencia espiritual del fuego. Desprovistas de sentido moral o de emoción, las salamandras atienden nuestros pedidos cuando son invocadas correctamente y pueden actuar tanto para el bien como para el mal.

Por este motivo, es muy importante usarlas siempre en nombre del bien. Para que esto ocurra, debemos purificar el ambiente donde será realizado el ritual mágico y tratar de mantener todo el tiempo el alma tranquila y el corazón puro. De lo contrario, el ritual no funcionará como se espera.

Para purificar el ambiente, encienda un incienso y repita tres veces: “Ningún mal caerá sobre mí y nada negativo recaerá sobre las sagradas llamas”. Después, comience a hacer la consagración de la vela. Sujétela con la mano izquierda y frótela con el aceite aromático indicado para su caso. Pase el aceite de arriba hacia abajo, siete veces. Ese movimiento purifica la vela y elimina las energías que la impregnaron anteriormente.

Con ese movimiento, usted transmitirá su energía personal a la vela. Con una aguja o un alfiler, escriba en la vela su nombre completo o el nombre de la persona que desea ayudar, la fecha de nacimiento y el objetivo anhelado (prosperidad, amor, paz, etc.).

Cierre los ojos y sujete la vela con ambas manos. Respire profundamente y pida a los seres de luz que le ayuden a tener éxito en su intento mágico.

 

Vela blanca espiritualidad

Xa vela blanca puede ser utilizada en rituales dirigidos a la purificación del alma, para la limpieza del ambiente. El blanco también favorece el contacto con las esferas espirituales, nos ayuda a liberarnos de antiguos traumas y es indicado contra el insomnio y las pesadillas. La vela blanca puede ser usada para iluminar los caminos de los espíritus y de las entidades que habitan en otros planos. En ese caso, deberá escribir en la vela el tipo de entidad que desea reverenciar (ángeles, hadas, divinidades, santos, maestros ascendidos, >etc).

Para utilizar correctamente la vela blanca, espere un viernes de luna llena y haga la consagración con aceites aromáticos de jazmín, ruda, sándalo, mirra y loto. Arregle un altar con el símbolo del mantra OM, una pirámide de cristal, un cuarzo transparente, imágenes de dioses o de maestros ascendidos (de acuerdo con su preferencia) y ofrendas de leche, frutas y cereales. Encienda un incienso de mirra cercano a la vela y ponga ésta sobre un plato en el centro de la mesa. Al encender la vela, mentalice una nube blanca que envuelve todo el ambiente y elimina la energía negativa. Después, levante los brazos y declare siete veces, en voz alta, cuál es el objetivo del ritual. Por ejemplo: si desea conquistar la paz del espíritu, pronuncie la palabra ‘paz’. En seguida, una las palmas de las manos a la altura del pecho, en posición de oración y entone el mantra OM.

Cuando la vela se haya consumido, envuelva el plato con los restos de cera en una tela blanca y entiérrelo en el jardín. Los alimentos podrán consumirse normalmente.

 

Vela dorada: Prosperidad

La vela dorada o amarilla atrae prosperidad, favorece los asuntos materiales, especialmente la adquisición de bienes, y ayuda a llevar mejor el dinero. Ese color está especialmente indicado para personas que deben pagar deudas o que enfrentan problemas judiciales.

Para utilizar correctamente la vela dorada o amarilla, espere un jueves de luna creciente y haga la consagración con aceites aromáticos de sándalo, violeta o ruda. Arregle un altar con una toalla amarilla o decorada con detalles dorados. Ponga en un plato pequeño, con la vela, cristales de varios tipos, algunas monedas de valor común, frutas (que simbolizan la abundancia), un vaso de agua, el símbolo del mantra y bastante arroz. Si es posible, ponga también a Ganesha, el dios hindú de la riqueza, representado como un hombre con cabeza de elefante, y una imagen de Shiva, la divinidad de la transformación, la espiritualidad y la armonía.

Al encender la vela, visualice una cascada de luz dorada cayendo sobre su cuerpo. Invoque la presencia de los gnomos (seres elementales de la tierra, encargados de cuidar los minerales) y entone ocho veces el mantra Om Pritvaie Namá, el sonido asociado a la tierra y a las riquezas. Pida a los gnomos y a las divinidades que le ayuden a conquistar una vida libre de los problemas materiales. Igualmente, solicite a los seres de luz que ayuden a erradicar del planeta el hambre y la miseria.

Cuando la vela se haya consumido, envuelva la cera derretida en un papel de seda amarillo y entiérrela preferentemente en un lugar donde haya rocas.

 

 Vela roja: Sexualidad

La vela roja está asociada a la energía sexual, a la sensualidad, a la fuerza física y a la vitalidad. Además, el uso ritual de una vela de ese color favorece la solución de problemas relacionados con la esterilidad y con la impotencia.

Para usar correctamente la vela roja, espere un miércoles de luna creciente y haga la consagración con aceite de acacia, canela, clavo, sándalo, ámbar, cedro, jazmín o verbena. Arregle una altar con cristales, incienso, símbolos sagrados, imágenes de divinidades y una manzana (fruta que simboliza la pasión y la vitalidad). Ponga la vela justo en el centro del altar, en un plato que nunca haya sido utilizado.

Al encender la vela, visualice una inmensa hoguera a su alrededor, que le da sensualidad y energía. Luego pronuncie el mantra Om Agnaie Namá, que se relaciona con el fuego. Imagine que éste elimina todo lo negativo de su vida y quema los obstáculos en su camino. Entonces, en voz alta, diga: “El fuego me trae pasión, vitalidad y fuerza. El fuego es mi amigo y sirve a mis propósitos. El fuego es mi hermano, el elemento de la naturaleza que me favorece, mi pasaporte a la felicidad. Con la fuerza del fuego, nada será imposible para mí. Dentro de mi merecimiento kármico, obtendré todas las cosas que siempre quise”.

Cuando la vela se consuma, envuelva el plato con los restos de cera en un papel rojo y entierre todo bajo un árbol. Rocíe un vaso de agua sobre la tierra y vayase, sin darse la vuelta. Después cómase la manzana.

 

Vela azul: Salud y bienestar

La vela azul tiene efectos tranquilizantes y ayuda a estabilizar la salud, especialmente en lo que se refiere a la circulación sanguínea y al aparato digestivo. Además, este color es útil para combatir jaquecas, insomnios y disfunciones cardiacas. También puede ser usado para desarrollar la intuición, el discernimiento, la inteligencia y la sabiduría.

Para utilizar correctamente la vela azul, espere un lunes de luna nueva y consagre la vela con aceite de limón, sándalo o mirra. Sobre una mesa cubierta con un mantel blanco o azul, arregle un pequeño altar, colocando en él una pirámide de cristal, un incienso, cristales, frutas, imágenes de dioses o maestros ascendidos y un vaso de agua. Si está haciendo el ritual en beneficio de otra persona, coloque la foto de ella cerca de las frutas. Después ponga la vela en el centro de la mesa, en un platico blanco.

Al encender la vela, diga en voz alta el motivo por el cual está realizando el ritual. Pronuncie ocho veces el mantra Om y visualice una flecha de luz azul saliendo de la llama de la vela y expandiéndose en todas las direcciones. Una las manos a la altura del pecho, cierre los ojos e inspire profundamente. Al espirar, abra lentamente los ojos y agradezca en voz alta al fuego, que le ayudará a alcanzar sus metas.

Cuando la vela se consuma, entierre los restos de cera en un jardín, riegue el agua del vaso en un sifón y regale las frutas a una persona necesitada. Si usted utilizó una fotografía, envuélvala en un pañuelo blanco y guárdela en el fondo de una gaveta.

 

Vela verde: Paz familiar

La vela verde puede usarse para mantener la armonía familiar. El uso de objetos de ese color ayuda a resolver conflictos y a eliminar amarguras y malentendidos: También atrae vibraciones positivas de comprensión, respeto y tolerancia.

Para utilizar correctamente la vela verde, haga la consagración con aceite de hierbabuena, en cualquier día de luna llena o nueva. Como se trata de un ritual en beneficio de todo el grupo familiar, escriba en la vela su nombre completo y la frase: Mi familia. Arregle el altar con cristales (especialmente fluorita verde), incienso, imágenes de divinidades y fotos de sus familiares.

Al encender la vela, visualice una neblina verde envolviendo las fotografías. Observe atentamente cada retrato y pronuncie la siguiente oración: “La felicidad forma parte de lo cotidiano de todas las personas de mi familia. Las enfermedades, las aflicciones, la carencia material y las mentiras son males que nunca afectarán la vida de mis seres queridos. Todos ellos están abiertos al amor, a la sinceridad, a la riqueza y a la salud”. En seguida, escriba el nombre completo de todas las personas de la familia en una hoja de papel y quémela en la llama de la vela. Invoque la protección de los seres de luz, rogándoles que les concedan todas las bendiciones solicitadas.

Cuando la vela se termine, entierre el plato con los restos de cera en un jarrón con tierra, muy profundo. Siembre en él alguna planta que le agrade. Después, guarde las fotografías expuestas en el altar, mientras repite la oración proferida anteriormente.

VER ESTA INFORMACIÓN EN:

http://consultorioesoterico.com/poderes_hindues_de_las_velas.html