1 Sismos
Rosalinda Morales

Xalapa- 2015-05-1713:34:20

Solo en abril de este año, ocurrieron 26 sismos en el sur de Veracruz. Esta cifra mensual es mayor al número de sismos anuales promedio -22.8 sismo por año- de los que ocurrieron entre 1998 y 2007, expuso el diputado del PT, Fidel Robles Guadarrama este domingo, refirió que ha pedido al a Junta de Coordinación Política le apoye aprobando su anteproyecto de punto de acuerdo para exhortar a la secretaría de Protección Civil, alerte y emplee mecanismos para informar qué hacer en caso de sismo, a la población.

En la región sur existen ambas condiciones. “Hemos localizado 34 pozos de inyección de Pemex en el sur de Veracruz, 17 de ellos en el municipio de Moloacán y el Inegi recién publicó el mapa de fallas estructurales de la zona, que localiza unas 80 fallas geológicas que podrían estarse activando por la actividad petrolera regional”, precisó el legislador.

Refirió que en un mes de 2015, “han ocurrido más sismos que en un año de ese lapso. Un incremento de más de un mil por ciento. El año pasado el incremento era de un 400% en relación al mismo lapso, de acuerdo a mismos datos del Inegi”.

Las magnitudes de estos sismos fueron de entre 3.6 y 4.6 grados Richter y de entre V y VIII en la escala de Intensidades de Mercalli en la zona, debido a las características geológicas de las región, lo que implica daños a viviendas y a la infraestructura industrial y carretera. Estos hechos no han sido estudiados, atendidos, ni cuantificados por la autoridad o por el contrario, sabe del fenómeno y no informa oportunamente a la población.

Por lo anteriormente expuesto propongo a esta soberanía el siguiente Anteproyecto de punto de acuerdo de urgente y obvia resolución por el cual Congreso del estado “solicita a la secretaría de protección civil, información suficiente y oportuna sobre el incremento de la sismicidad en el sur del estado y la exhorta a tomar, de inmediato, las medidas preventivas de protección de la salud, la vida y los bienes de los habitantes, así como de la infraestructura pública y privada en la región”.

El Servicio Sismológico Nacional (SSM), emite un reporte diario de los sismos que ocurren en todo el territorio mexicano, el cual estamos consultando constantemente debido a que habitantes de la zona sur del estado nos reportan un incremento importante del número de sismos.

Los registros históricos publicados en internet por el SSM datan, los más antiguos de 1998 y es posible ubicar, georreferenciados los epicentros, municipio por municipio y región por región en todo el país y el estado.

Así mismo, hemos dado seguimiento a la actualización de la georreferenciación de los epicentros ocurridos en el estado de Veracruz, en la página del Sistema Integral de Atlas de Riesgos de Veracruz (SIAVER).

Ver:http://atlasriesgos.proteccioncivilver.gob.mx/atlas/
Ambas fuentes institucionales de información sismológica, han registrado una creciente actividad sísmica sobre todo en municipios de las regiones Olmeca, Papaloapan y Los Tuxtlas, esto es en toda la zona sur del estado.

Los riesgos geológicos, hidrológicos, químico-tecnológicos, ecológicos y socio-organizativos aumentan considerablemente con el incremento de los sismos y sin embargo, Protección Civil no advierte a la población.

De acuerdo a los expertos, las actividades en campos petroleros producen sismos por inyección o extracción de fluidos: se trata de SISMICIDAD INDUCIDA, que requiere de dos factores básicos coincidentes: que se use la reinyección profunda o extracción masiva de residuos líquidos en la tierra y que existan fallas geológicas en la zona.

El 3 de abril de 2015 el periódico New York Times, publicó un extenso reportaje que señala el incremento de la sismicidad en Oklahoma de 50 a 5,417 temblores entre 2009 y 2014, lo que coincidió con el intenso incremento de la actividad petrolera en esa misma región en el mismo lapso.

Estudios previos habían relacionado la reinyección de fluidos de desechos petroleros en 4 pozos del mismo estado con un enjambre de más de 240 sismos.

En un estudio del Senado estadounidense del 22 de diciembre de 2014, titulado Human-Induced Earthquakes from Deep-Well Injection: A Brief Overview, señala: “El número de terremotos de magnitud 3.0 o mayor en el centro y este de Estados Unidos se ha incrementado dramáticamente desde alrededor de 2009, de un promedio de aproximadamente 20 por año entre 1970 y 2000 a más de 100 por año en el período 2010-2013.”

La inminencia de una actividad que puede desencadenar sismos no es un asunto que la población deba desconocer y es lamentable que las universidades que conocen el fenómeno y sobre todo, la autoridad competente para prevenir daños a la población no lo informen.

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO