Armando Ortiz

El día 14 de mayo de 2015 Claudia Guerrero, egresada con mención honorífica de la carrera de Ciencias de la Comunicación en la Universidad Mexicana (UNIMEX) y con maestría en Periodismo por la Universidad Veracruzana, interpuso una denuncia formal ante la “Fiscalía Federal, con el número AP/PGR7VER/XAL/III/125/2015 en contra de Juan Antonio Nemi Dib o quién y/o quienes resulten responsables, por actos que son constitutivos de delitos en perjuicio de la suscrita y el derecho fundamental de la libertad de expresión”. De acuerdo con el boletín de prensa que se publicó en varios medios, la periodista acusa al nuevo titular del Consejo de Seguridad Pública, “por los probables delitos de desvíos de recursos y anomalías administrativas en la Secretaría de Salud de Veracruz, además de violentar el derecho fundamental a la libertad de expresión”.

La columnista del periódico Notiver y articulista en varios portales informativos de Veracruz, Puebla, Tamaulipas y Oaxaca acusa que durante la administración de Juan Antonio Nemi, en su periodo al frente de SESVER y de la Secretaría de Salud, hubo probables desvíos de recursos federales provenientes del Seguro Popular, así como “designaciones directas o cuestionadas licitaciones a empresas de dudosa reputación”. Claudia Guerrero “puntualizó anomalías en contratos de medicinas y equipo hospitalario, mismos que fueron pagados a precios exorbitantes, cuando varias de éstas empresas incumplieron en la entrega”. Pero todavía más, Claudia Guerrero, en la investigación que ha realizado sobre el tema, señala que se realizaron pagos millonarios a empresas fantasmas, las cuales tienen un domicilio fiscal falso.

Entrevistada en el programa Círculo Rojo del Periodismo Veracruzano, Claudia Guerrero acusó además a Juan Antonio Nemi Dib de orquestar una campaña de acoso y desprestigio en contra de su persona, involucrando Nemi Dib en esta campaña a su propia familia, que en las redes sociales acusó a la periodista de estar siendo pagada por algún enemigo político del actual titular del Consejo de Seguridad Pública. Asimismo se desató otra campaña de agresiones utilizando a los llamados “bots” que se encargaron de difundir información falsa en contra de la periodista.

Cabe señalar que no es la primera vez que la periodista Claudia Guerrero sufre cualquier tipo de agresiones. El grupo de los 400 pueblos en dos ocasiones ha acudido a su domicilio a arrojar piedras y huevos; ha acudido con aparatos de sonido para agredirla verbalmente y hasta le han impedido salir de su casa, bloqueando la entrada de su domicilio. Ante esta situación Claudia Guerrero interpuso una demanda ante la entonces Procuraduría General de Justicia de Veracruz en contra de los 400 pueblos y de su líder César del Ángel por este tipo de agresiones, demanda que por supuesto no ha prosperado. Ante ello la periodista tuvo que buscar protección a nivel federal acudiendo a la Secretaría de Gobernación para entrar al Mecanismo para la Protección de Personas Defensoras de los Derechos Humanos y Periodistas.

Actualmente dicho programa está al tanto de las agresiones a esta periodista, por lo que se están habilitando los protocolos pertinentes para evitar que sufra otro tipo de agresión.

Lo más relevante en este caso es que Claudia Guerrero haya ido más allá de su trabajo periodístico y ante las agresiones en su contra se decidiera a actuar como una ciudadana responsable y acudiera a una instancia federal para acusar a quienes supone responsables de un delito por demás lesivo. Pero lo más importante es que acudió con un caudal de pruebas.

Tres son los puntos importantes en esta denuncia: el probable desvío de recursos, los pagos a empresas fantasmas y el otorgamiento de contratos de medicinas, a precios más caros de lo normal por parte de la Secretaría de Salud. Cada uno de estos puntos es comprobable por las pruebas que, la que acusa, ha entregado ante las instancias federales.

Esta denuncia obliga a Juan Antonio NemiDib a salirse de la comodidad de las redes sociales y tendrá que acudir a respaldar su tan divulgada honradez, no de dicho, sino de hecho. Porque cada uno de los tres puntos de la acusación de Claudia Guerrero puede ser rebatido, sí, puede ser rebatido pero con pruebas. Si Juan Antonio tiene pruebas de su inocencia, de ser ajeno a estas acusaciones, lo tendrá que demostrar ante las instancias federales y no ante las redes sociales.

Pero hay algo que no se puede rebatir, porque las pruebas acusan directamente, y esto es el acoso y elataque a la honorabilidad de una periodista que realiza su trabajo. Ya mismo Juan Antonio Nemi Dib ha advertido, mediante el abogado de la periodista, para que ella desista de la denuncia, porque él es capaz de dejarla en la calle.

La valentía de Claudia Guerrero al hacer esta denuncia se dimensiona cuando entendemos que se está tratando un delito en una dependencia de bienestar social como es la Secretaría de Salud. En la entrevista con Círculo Rojo la periodista comentó que una madre de familia se puso en contacto con ella para acusar a la Secretaría de Salud por estar dando medicamentos de muy baja calidad a su hijo que padece cáncer. La madre del niño, al ver que su hijo no progresaba a pesar de los medicamentos que le daban, acudió a otro centro médico donde, después de varias pruebas, le dijeron que los medicamentos que le daban por parte de la Secretaría de Salud no le hacían efecto por ser estos de mala calidad.

Es un crimen lo que se hace a las personas que confían en la Salud en este estado, es un crimen participar de ese crimen; pero también es un crimen encubrir a esos mal nacidos que aumentan el dolor de un enfermo y con ello prolongan su sufrimiento, al tiempo que vulneran las esperanzas de sus familias.

Por supuesto, desde esta columna brindamos todo el apoyo a nuestra compañera periodista.

Armando Ortiz                                               aortiz52@nullhotmail.com