Marcelo Ebrard está siguiendo aquél procedimiento nacido entre las telarañas priistas, que consistía en auspiciar la llegada de Juniors o simples arribistas a la cámara de diputados ubicándolos como suplentes de “propietarias” que pedirían licencia para darles paso a una curul. Efectivamente, después de perder la candidatura plurinominal por Movimiento Ciudadano, por la impugnación basada en haberla buscado simultáneamente en dos partidos, ahora Ebrard consigue el registro como suplente de René Cervera, subordinado suyo durante cuatro años a cargo de la Oficina de la Jefatura de Gobierno del DF, quien en valor entendido quizá solicite licencia para Ebrard consiga la sobrevivencia política.