images (2)Redacción- 2015-05-29- SinEmbargo.mx/ Daniela Barragán/

Los accionistas de Obrascón Huarte Lain (OHL) no podrán olvidar el mayo de su tragedia. Después de que la empresa española se erigiera en México como una verdadera blue ship, generadora estable de ingresos y con contratos por miles de millones fincados en cemento, en sólo 25 días esos inversionistas perdieron todo. Todo y más. Y esto último es literal.

El valor de las acciones de OHL México cayeron 68 por ciento en esos 25 días. La pérdida en el valor de mercado de OHL México es tan fuerte, que ya superó el monto que levantó, en una oferta bursátil, de esos inversionistas. Dicho de otra manera: un escándalo de corrupción en capítulos arrebató a la compañía todo el dinero que había juntado en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), y más.

El 5 de mayo pasado, por la mañana, comenzó la debacle. Fueron los primeros dos videos. Y cuando las cosas parecían haberse compuesto con la promesa de someter a la empresa a investigaciones privadas, otras grabaciones más. Un golpe después del otro. La acción, que resistió el primer impacto no tuvo la fortaleza para mantenerse en el segundo. Los inversionistas mismos empezaron a sacar su dinero de OHL y no hubo cemento suficiente para contener esa cascada de venta de acciones.

El día de ayer, la Secretaría de la Función Pública (SFP) anunció que se iniciarían las auditorías a los contratos vigentes que tiene la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) con OHL.

Pero el castigo de los inversionistas llegó más rápido que el de las autoridades: la baja en el valor de sus acciones se traduce en una disminución de 16 mil 559 millones de pesos de su valor de capitalización en la Bolsa. Los inversionistas castigaron a OHL a tal punto que sus pérdidas han rebasado el costo de la inversión que el gobierno del Estado de México y la empresa realizaron para la construcción del Viaducto Bicentenario que le fue otorgado en 2008 por el entonces Gobernador, Enrique Peña Nieto. Esa inversión inicial fue de 10 mil 71 millones de pesos. Pero, de acuerdo con las grabaciones filtradas, la intención era elevar la cantidad a 12 mil millones de pesos.

Pesos que, por cierto, provienen de la bolsa de los contribuyentes.

Perdieron los accionistas, perdieron los ciudadanos que aportaron, con sus impuestos, el capital para las obras en manos de OHL. Y esta historia aún no termina.

El 4 de mayo, un día antes de que se publicaran los audios, el valor de las acciones de OHL se ubicaba en 30.96 pesos. Pero después del día 5, la caída no se ha detenido y a un día de que termine el mes bursátil, las acciones de la constructora pasaron de 22.42 pesos a 21.12 pesos, una pérdida de 7.14 por ciento.

En la Bolsa de Madrid, OHL llegó a registrar pérdidas de hasta un 3 por ciento para después recortarlas hasta un 1.46 por ciento.

El pasado miércoles, Juan Miguel Villar Mir declaró ante la junta extraordinaria de accionistas celebrada en Madrid, que el escándalo no influiría en los proyectos de inversión que mantiene en México, país en el que dijo, ha dedicado más tiempo que a ningún otro y en el que más proyectos mantiene. De los siete proyectos activos, uno es el de cobros de peaje con la Concesionaria Mexiquense (Conmex) y el resto son de autopistas como la de Amozoc-Perote, el Viaducto Elevado Puebla, Viaducto del Bicentenario, Poetas-Luis Cabrera, Urbana Norte, Atizapán-Atlacomulco y, finalmente, el Aeropuerto Internacional de Toluca.

Todas estas obras tienen entre 19 y 41 años restantes de operación.

OHL es la constructora que más licitaciones ha ganado en lo que va del sexenio del Presidente Enrique Peña Nieto: más de 41 mil millones de pesos, de acuerdo con cifras oficiales y estimaciones de analistas. En las últimas semanas se hizo pública su intención de participar en la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), la obra de mayor importancia de la administración de Enrique Peña Nieto.

Entre 2013 y 2014, OHL y el Gobierno federal han establecido cinco contratos con un monto total de 2 mil 456 millones 469 mil 577 pesos y que no fueron mencionados por Villar Mir durante la junta de accionistas.

Los proyectos no obedecen sólo a infraestructura, dos de ellos, de más de 58 millones de pesos, fueron adjudicaciones directas para servicios de posicionamiento de marca de la Secretaría de Turismo (Sectur) en torneos de golf organizados en campos que son propiedad de la empresa.

Los otros tres contratos fueron celebrados con Pemex Refinación en 2013, en licitaciones públicas nacionales e internacionales para la construcción de plataformas, poliductos y gasoductos. Estos contratos con la subsidiaria de Petróleos Mexicanos fueron por 2 mil 398 millones 427 mil 277 pesos, y se adjudicaron a grupos de cinco empresas cada uno, en los cuales OHL utilizó dos diferentes filiales (OHL Industrial SL y OLH Industrial México) para tener doble presencia.

El 80 por ciento de las ventas totales de OHL provienen de las concesiones que tienen en el mundo, 19 por ciento por construcciones y 1 por ciento por otras actividades. En el balance de 2014, las ventas generales aumentaron 6 por ciento.

OHL se encuesta trabajando en 30 países en el mundo. Tiene ocho partes del mundo en las que tiene un mercado doméstico; es decir, con filiales: España, República Checa, Canadá, Estados Unidos, México, Colombia, Perú y Chile, que significan el 87 por ciento de las obras actuales, ya que sólo el 13 por ciento están en España.

El 7 de mayo, fueron difundidas dos grabaciones de conversaciones telefónicas entre directivos de OHL México que destaparon el escándalo de presunta corrupción protagonizado por la filial de la constructora española para inflar los precios de un tramo de una autopista del Estado México: el Viaducto Bicentenario.

Los audios involucraron directamente a Apolinar Mena, entonces Secretario de Comunicaciones del gobierno de Eruviel Ávila Villegas en el Estado de México. Uno lo exhibió solicitando pago en especie, vacaciones para él y para su familia; el otro, con un acuerdo para dar sobreprecio a una carretera.

Después, el audio difundido el 26 de mayo sugirió que directivos de OHL también habrían sobornado a magistrados.

Derivado de esta serie de hechos, OHL decidió destituir a Pablo Wallentin Crawford, quien fungía como director de Relaciones Públicas en México, al señalarlo como el culpable de los presuntos actos de corrupción, sin embargo son más las autoridades y ejecutivos de la empresa que son mencionados en los audios: Gerardo Fernández Reyes, director jurídico de OHL México; José Andrés de Oteyza, Presidente de OHL México; Jesús Campos López, director Técnico de OHL, y José Luis Muñoz, director de Planeación Financiera de la constructora. Además también se menciona al propio Eruviel Ávila Villegas, Gerardo Ruiz Esparza, titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), y Carlos Bussey Sarmiento, director General de Desarrollo Carretero de la misma dependencia.

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO