Durante los últimos días la violencia en contra de los candidatos a cargos electorales ha venido escalando en Guerrero, en Michoacán y otras entidades, así lo demuestran el asesinato de Enrique Hernández Saucedo, exlíder de las autodefensas, que contendía por Morena a la alcaldía de Yurécuaro, en pleno mitin de campaña la noche del jueves. Hernández Saucedo estuvo preso el año pasado acusado de haber dado muerte a Gustavo Garibay, alcalde de Tanhuato, pero un juez lo absolvió y había adelantado: “Mis enemigos son templarios y funcionarios corruptos del gobierno de Michoacán…”. Hace quince días se cometió el homicidio de Ulises Fabián Quiroz, candidato del PRI-PVEM a la alcaldía de Chilapa, Guerrero, y el lunes fue retenida por 24 horas la candidata plurinominal por el PRD en esta misma región de Guerrero. Y aún faltan 20 días para la jornada electoral.