Dicen los enterados que el PRI acude a las urnas el próximo siete de junio investido como “el partido más repudiado”, pero que aun así su elite confía en obtener una mayoría de curules y casi todos los gobiernos estatales en juego. Para la dirigencia nacional panista los estados de Sonora y Baja California Sur los volverán a ganar sus candidatos al gobierno y en Michoacán la “Cocoa” Calderón dará la sorpresa. Las Delegaciones en el DF que se llevarán a su redil son Benito Juárez, Miguel Hidalgo y Cuajimalpa. Ya falta menos para comprobarlo.