“Por la puerta de atrás- En Reforma, la periodista Catón, escribe que: “hay más cálculo que mérito en la renuncia que Fernando Elizondo Barragán hizo en favor de ‘El Bronco’ […] por la elección de gobernador en Nuevo León.  Jaime Rodríguez viene de cuna campesina; Elizondo nació en pañales de seda […]. Aquél es ‘de la raza’; éste pertenece a la más rancia aristocracia del poder económico de Monterrey. Sin embargo los dos tienen una característica común: ambos son políticos. Eso explica su alianza […]. Esto no es cuestión de ideologías: es cosa de poder. Al renunciar a su candidatura y concertar esta extraña alianza Elizondo busca la posibilidad de gobernar sin haber sido electo; de entrar por la puerta de atrás al palacio de cantera rosa. Queda ahora por ver si su unión con este representante de la alta burguesía regiomontana beneficia al Bronco, lo perjudica o todo lo contrario […]. Se pone en el papel del hombre fuerte, pero corto de entendederas, que será manejado bajo cuerda por el hombre sin carisma, pero inteligente y hábil. Por su parte a Elizondo Barragán tampoco le hace bien aparecer como el político astuto”.