“Carlos Fernández-Vega [La Jornada] nos retrata el boyante negocio del narcotráfico en México, con sus 30 ó 40 mil millones de dólares por año, con una fortaleza económica impresionante. A estas alturas la industria del narcotráfico es una de las actividades económicas que mayor empleo generan y mejores salarios pagan, la que mayores inversiones realiza en la economía formal (por aquello de las lavanderías) y aporta divisas mayores a las obtenidas por el petróleo, las remesas y el turismo. La Organización de Estados Americanos (OEA) recientemente hizo un estudio sobre “la economía del narcotráfico” y de ahí se desprende que es un formidable empleador y que paga bien. De ahí sabemos que el negocio es boyante y muestra su músculo. Mientras,  las autoridades permanecen instaladas en el discurso triunfalista de que vamos ganando, presumiendo la desarticulación de las organizaciones del crimen organizado”.