El año pasado, siendo aún secretario de infraestructura y obras públicas, Gerardo Buganza aseguró que el túnel sumergido estaría listo en 2015, pero según se está viendo será muy difícil que así sea. Así lo ve también el diputado Julen Rementería: “no estará listo para este año, lo veo como un mero sueño”, porque, dice, tiene problemas financieros y “hay problemas técnicos en esta construcción, entonces francamente no veo como lo vayan a acabar.”