En los Estados Unidos se descubrió que empleados del Departamento de Defensa-civiles y militares- utilizaron dinero público para pagar a edecanes y prostitutas con tarjetas de crédito del gobierno federal, según reveló el senador Chuck Grassley tras una auditoría del Pentágono; este escándalo sucede al escenificado por agentes de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) que en Colombia disfrutaron de prostitutas contratadas por los cárteles de drogas. También allá hace aire.