La recomendación del diputado Francisco Garrido a denunciar al servidor público que “se aparte de la legalidad” más parece una burla que sensata propuesta ya que, o no se entera de cuanto ocurre, lo que se antoja difícil, o sólo habla con afán protagónico, porque no hay día en Veracruz que no se señale a funcionarios que vox populi señala han abusado de su ubicación en el gobierno, sin que por eso se inicie averiguación alguna.