“En El Universal, el periodista Ricardo Alemán, escribe que: abundan las evidencias de que gobernadores, diputados, senadores y hasta colaboradores cercanos —todos del PRI—, dejan solo al Presidente. Y no queda claro si el alejamiento e incumplimiento de las tareas encomendadas —a gobernadores, colaboradores y legisladores que de plano parecen haber ‘pintado su raya’ respecto al Presidente—, es parte de la sucesión adelantada o porque ya no ven futuro cerca del Ejecutivo federal [….]. Y si en Jalisco dejaron solo al Presidente —y con la víbora chillando—, las bancadas del PRI en San Lázaro y Reforma no están mejor. A ningún diputado o senador del PRI le importó incumplir el compromiso del decálogo presentado por Peña Nieto el 27 de noviembre de 2014, en respuesta a la crisis de Iguala […] También las bancadas del PRI en senadores y diputados dejaron sólo a Peña en un compromiso con Miguel Mancera. […]. En el caso de Rodrigo Vallejo —hijo del ex gobernador Fausto Vallejo—, liberado al pagar siete mil pesos, la PGR y el Poder Judicial no sólo dejaron colgado de la brocha al Presidente, que había presumido la solución en Michoacán como el gran logro, sino que engañaron a los ciudadanos […] Pero el mayor escándalo es que un juez federal obligó a la PGR a reponer el proceso penal contra María de los Ángeles Pineda, esposa de José Luis Abarca, porque la Procuraduría General de la República (PGR)de Jesús Murillo hizo mal su trabajo.  Y aún así, Peña se niega a hacer cambios”. (Sin embargo.com).