1 heli

Restos del helicóptero derribado 

Ciudad de México, 10 de mayo (SinEmbargo).- El gobierno de México tiene a su némesis en su guerra contra las drogas: un cártel con dinero en efectivo y armas que puede obtener por el tráfico de metanfetaminas a Europa, un grupo criminal ahora embriagado con el poder, después de que derribó un helicóptero del Ejército, dice hoy un despacho publicado por el importante diario británico Financial Times.

Las fuerzas de seguridad han detenido a una impresionante lista de jefes de los carteles en los últimos meses, incluyendo a Joaquín “El Chapo” Guzmán, el capo de capos. Pero justo cuando la vieja guardia del crimen parecía estar desapareciendo, el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) ha tomado el centro de atención como la organización criminal más peligrosa del país, dice la nota firmada por Jude Webber.

Liderados por Nemesio Oseguera Cervantes, conocido como “El Mencho” -un ex policía que pasó casi tres años en una cárcel de Estados Unidos en la década de 1990 por distribución de heroína- el CJNG tiene “cinco años de edad”, pero aún así logró una implosión dentro de las dinastías históricas del narcotráfico mexicano, cuyos líderes fueron capturados o asesinados.

El aumento del CJNG, dice el Financial Times, resalta la fragilidad de los avances de México en sus esfuerzos para combatir el violento crimen organizado. También plantea, indica el medio británico, un problema para un gobierno cuyas fuerzas de seguridad se “estiran” por los disturbios y la violencia en otros estados, además de que se esfuerzan por mantener su déficit presupuestario bajo control, en medio de la caída del precio del petróleo.

El CJNG surgió como una escisión del cártel del Milenio, en el mismo estilo que lo hicieron los “Matazetas”. En silencio, dice el medio británico, el Cártel Jalisco Nueva Generación ha ido ganando poder e influencia.

La banda criminal se ha ido expandiendo desde su base en el estado industrial de Jalisco, hacia los estados de Colima, Nayarit, Michoacán, Guerrero, así como partes del Estado de México, San Luis Potosí y Veracruz.

El Financial Times recuerda que fue el mes pasado que el gobierno de los Estados Unidos incluyó al CJNG y a sus aliados Los Cuinis, en su “lista negra”.

Por ello, durante las últimas semanas el Cártel jalisciense se ha hecho más audaz para emboscar y matar agentes de la Policía: 21 en total durante los meses de marzo y abril.

Además, el pasado 1 de mayo de frustró una operación de seguridad, que supuestamente serviría para capturar a “El Mencho”, en cambio, el CJNG derribó un helicóptero del Ejército con una granada rusa propulsada por cohete, ataque que mató a siete soldados.

Esta es la primera vez -enfatiza el Financial Times– que un cártel se anotó un “éxito tan grande” en contra del gobierno, a pesar de que antes ya habían sucedido enfrentamientos de gran magnitud.

El cártel procedió a sembrar el caos a través de todos los rincones de Jalisco, y también en los estados cercanos, con su técnica de distracción “sello”: los “narcobloqueos”.

El medio británico recuerda que ese primero de mayo -en el que se festeja el Día del Trabajo- se incendiaron 11 sucursales bancarias, cinco gasolineras y se colocaron más de tres docenas de barricadas.

“Esta capacidad de coordinación demuestra que el CJNG tiene una gran cantidad de operarios, buena logística y estructura de las comunicaciones”, le dijo al diario británico, dijo Dwight Dyer consultor de seguridad en Control Risks.

Y agregó: “Va a requerir una nueva forma de pensar por parte del Ejército, para no volver a poner en riesgo a un equipo importante. Este es un juego de pelota completamente diferente”, dijo Dyer.

LAS CIFRAS REALES

Se suponía, dice el Financial Times, que las cuestiones de seguridad en México iban cada vez mejor. La tasa de homicidios había disminuido durante tres años y los días “más oscuros” de la guerra “fallida” de México contra las drogas -que ha costado más de 100 mil vidas- fueron retrocediendo en la memoria de los mexicanos.

“Las cifras reales son probablemente mucho más altas que las que el gobierno nos ha estado diciendo” dijo Carlos Cárdenas de la consultora IHS al diario británico.

Los casos de extorsión y secuestro siguen siendo preocupantes.

Ha fracasado la determinación del Presidente Enrique Peña Nieto para enfocar la atención internacional sobre las perspectivas prometedoras de México, incluyendo un sector automovilístico en auge y vastas perspectivas de inversión en el petróleo y gas, dice elFinancial Times.

La violencia estalló a principios del año pasado en Michoacán, un estado atrapado entre el cártel de los Caballeros Templarios, que extorsionó a los agricultores de aguacate, robó mineral de hierro y decapitó a víctimas decapitadas, además del surgimiento de los grupos de autodefensa, que tomaron la ley en sus propias manos.

NO HAY MUCHO QUE HACER

Pero septiembre pasado fue la prueba de que “el mal” mexicano pudo haber estado fuera de los reflectores, pero que nunca se había ido: los policías corruptos supuestamente entregaron a más de 43 estudiantes a miembros de los cárteles de la droga, que se cree los han matado, dice el medio británico.

El gobierno de Peña Nieto ha mermado su credibilidad y ha sido duramente criticado por su lenta respuesta, aunado a una serie de escándalos de corrupción.

El priista prometió una reforma de seguridad, sin embargo, sus planes han languidecido y no esta será objeto de debate en el Congreso, al menos hasta septiembre, dice el Financial Times.

“No hay mucho que se pueda hacer de manera diferente”, dijo un ex funcionario del gobierno al diario británico, señalando que el aumento de la debilidad de las instituciones de México y la superación de la impunidad, eran tareas a largo plazo.

“Estamos haciendo progresos, pero no estamos superando esto. Creo que vamos a tener una larga lucha”.