De tres a diez años de prisión y multa de 400 días de salario mínimo se impondría al funcionario que incurra en retraso injustificado de los recursos que la federación remite a los estados para ser entregado a los municipios, es el espíritu de la iniciativa de ley presentada por el diputado perredista Jesús Velásquez en el Congreso Local; el argumento base de esta iniciativa es el”jineteo” que la Sefiplan acostumbra hacer con el dinero que se le entrega para los municipios: “Es urgente que se le otorgue certeza presupuestaria, a través de la ley, a los municipios, ya que en el proceso de entrega de recursos, son los más afectados y ávidos de transparencia y eficiencia que debería existir para que, los órdenes locales, tengan la suficiente capacidad presupuestal para poder solventar sus planes de desarrollo e inversión en el corto y mediano plazo”. Sólo que el trámite podría concluir con éxito si el PRI está de acuerdo, de otra manera dormirá el sueño de los justos en los archivos legislativos.