Por Mario Javier Sánchez de la Torre
11 de mayo de 2015

Hace unos días el sector educativo de Veracruz y de México, sufrieron una irreparable pérdida, el fallecimiento de ese gran maestro y político el doctor Guillermo Héctor Zúñiga Martínez.

Ausencia que a partir de esa fecha ha dejado un espacio muy grande de llenar. Pues su inteligencia y preparación, aunadas a su sensibilidad, eran parte de él.

Zúñiga Martínez comenzó su carrera magisterial y política, por el principio; por donde inician aquellos que prueban que pueden ser realmente maestros, por tener la vocación, como por la entrega que esta carrera requiere: en una comunidad de la sierra de Zongolica, para de ahí en adelante continuar con su ascendente carrera en el campo magisterial, que años después lo llevaría al campo de la política. Aspectos de la administración pública que supo combinar de excelente forma y así poder llegar después de pasar por cargos administrativos, como la Dirección General de Educación Popular, varias veces representante de la Secretaría de Educación Pública en esta entidad, hasta titular del sector educativo estatal. Además de legislador local y federal, dirigente de su partido el PRI, Presidente Municipal de Xalapa, entre otros.

Destacándose en el campo de la administración pública, no solamente por su eficiencia y transparencia en su proceder, sino también por la verdadera política de puertas abiertas, que siempre practicó, pues en todas las dependencias en las que fue titular, las personas que tenían que tratar algún asunto con él, siempre lo podían hacer, pues solamente tenían que presentarse en su oficina y pasar a platicar con él. No se necesitaba hacer cita. Sólo había que llegar. Situación nada común en el medio político de este país.

Así era el maestro Guillermo Héctor Zúñiga Martínez, quien después de toda esa experiencia, ideó la exitosa Universidad Popular Autónoma de Veracruz, la conocida UPAV. Cuyo gran éxito reside en su modelo educativo, en la flexibilidad que tiene para adecuarse a las necesidades de aquellas poblaciones, que por alejadas que estén de los principales centros económicos y políticos, sus habitantes puedan tener acceso a la educación media superior y superior, sin desarraigarse de sus lugares de origen.

Lo que en la mayoría de los casos hace imposible que las personas puedan acceder a la educación, por los altos costos que implican los gastos de traslado y manutención, en lugares diferentes a los que se vive. Además de que la flexibilidad de su modelo educativo, permite llevar a sitios como los campos militares, las prisiones y otros más, la educación superior. Muestra de lo anterior, es el homenaje que se hizo en el campo militar número uno de la Ciudad de México al maestro Zúñiga Martínez, por haber llevado la carrera de ———————- a 50 capitanes del Ejercito Mexicano que forman parte del programa DNIII, para auxilio de la población en situaciones de desastres. Así como también durante el presente mes, el inicio de la Licenciatura en Administración y del bachillerato en el Centro de Reinserción Social (CERESO), de Cosamaloapan, situación que no es la primera vez que la UPAV lleva a cabo.

Como es del conocimiento de todos aquellos que de alguna forma están relacionados con el sector educativo de Veracruz, saben que la UPAV, con sus carreras ha llegado ya, al 99 por ciento de esta entidad, así como también que su modelo educativo ha sido solicitado en otras entidades federativas y otros países, como los Estados Unidos de Norteamérica, en donde tiene presencia que va creciendo en forma importante.

Es por todo lo anterior, que llenar el espacio que ha quedado en la UPAV por la lamentable partida del maestro Zúñiga Martínez, va a ser muy difícil. Sus verdaderos allegados, los que formaban realmente su equipo de trabajo, su gente de confianza,  están tan percatados de esta situación, que hasta el momento ninguno de ellos ha hecho algún pronunciamiento al respecto de la sucesión. Tanto por respeto, como por lo difícil de igualar al personaje en cuestión. Quien tenga la aspiración, deberá ser para que la UPAV siga creciendo exitosamente, alguno de sus allegados, porque tendrá la mística de trabajo del maestro Guillermo Héctor Zúñiga Martínez y también porque conoce la institución. Pues si llega alguna imposición de afuera, el trabajo tan positivo que viene realizando la UPAV en favor de los veracruzanos, se interrumpirá. Hasta el miércoles.

Contacto:

noti-sigloxxi@nullhotmail.com