Callejas
Por Luis Ortiz R.
Columna Inquietud Magisterial
En exclusiva para Sociedad 3.0

 Manual en tres pasos para hacer un voto inteligente

Estimado maestro(a): Si vas a elegir Secretario General de tu Delegación, o Delegado al Congreso para renovar Secretario Seccional, toma en cuenta lo siguiente:

Generalmente habrá dos planillas, una de las cuales -te apuesto lo que quieras- pertenece o está en línea con la Dirección de tu escuela, o con los esbirros del llamado Equipo Político de la Sección 32. Por lo general está compuesta por familiares del Secretario General de la 32, o los sobrinos (as) de los titulares de los Colegiados del Sindicato, quienes los han “hinchado de horas”, o en muchos casos por los segundos frentes de los viejos jerarcas sindicales.

Y últimamente, también por una generación de advenedizos que heredaron la plaza de sus papis y que no conocen ni la “o” por lo redondo. Toda esta cofradía son los que forman parte de la  estructura que sostiene al Equipo Político callejista.

Estos seguramente son los que formarán una planilla. Le pondrán un nombre cursi y gastado como “Unidad Sindical” “Equipo Magisterial”, etcétera. La otra parte, seguramente estará compuesta por maestros de piso, que no cuentan con palancas en la SEV o en la Sección 32. Son maestros que han llegado al magisterio presentando examen, o que llevan más de 10 o 15 años solicitando el apoyo para un cambio de adscripción y se les ha negado.

Como ejemplo, cito a una  maestra que se mofaba  en voz alta: “pues yo no quería venir para acá (a una Secundaria General de Xalapa), pero una tonta maestra fue y le dijo a mi tío que había unas horas y que por derecho le correspondían. Y pues ya ven, aquí estoy”.

Y es que los peones callejistas, no terminan de despertar. Piensan que la reforma no los va a alcanzar. Para empezar, sus últimos cartuchos los están quemando con sus familiares, sin embargo, los están mandando a los alrededores de Xalapa, ya que las nuevas delegaciones ya no están permitiendo la entrada a estos sátrapas de la educación en las escuelas de la ciudad.

Así que depende mucho de los maestros que diariamente trabajan en los centros escolares que esta situación cambie, y que las  condiciones sean  parejas para todos.

Primero, maestro, intendente, administrativo asegúrate de lo siguiente:

  1. Elige al candidato que no tenga ningún compromiso político. Tiene que ser alguien que no vaya a regalar su voto al Equipo  Político por canonjías para sus familiares.  No se puede esperar mucho en la defensa de los derechos laborales de alguien que sólo busque su propia ventaja. Recuerda que el Secretario General de tu delegación es el contrapeso natural de las decisiones de los mandos oficiales de tu escuela, y si ese contrapeso se pierde, también se pierde la defensa de los derechos de los trabajadores. Y en el caso de los delegados al congreso, éstos tendrán voz y voto para elegir al nuevo Secretario Seccional. Acuérdate que el junior callejista ya se va a disfrutar de las prebendas conseguidas durante su mandato, que ya finalizó.
  2. Elige a quien veas -creas, conozcas o sepas- que es capaz de llegar al congreso con propuestas inteligentes y no sólo que vaya a levantar el dedo al son de los jorocones callejistas.Lo mejor es elegir por su trayectoria a la persona, más que por las ofertas que hace en su campaña. Las promesas hechas en campaña comienzan a olvidarse al día siguiente de la elección. Y si la persona por quien votarás siempre ha trabajado sólo por sus intereses, y aun así votas por ella, no te quejes después. Cada quien tiene el gobierno que merece, o como decía mi abuela, “el que por su gusto muere, hasta la muerte le sabe”
  3. Elige ‘de los males, el menos peor’.

A veces es ‘tan malo el pinto como el colorado’. En estos casos elige al que te ofrezca una garantía -aunque sea mínima- de la defensa de tus derechos. Nunca sabes cuándo lo necesitarás.

  1. Elige tú mismo, no tu jefe.

El voto ES SECRETO. No hagas caso de ‘presiones’ de nadie.  Vota por quien quieras. Que sea tu convicción la que te guíe.  La razón principal del sindicato es la protección y la defensa de los derechos de los trabajadores, siendo así, utiliza el poder de tu voto para elegir a quien te garantice la mayor SEGURIDAD en la defensa de tus derechos.  Recuerda, tú tienes el poder y sólo de ti depende que esta situación cambie.

Es cuanto puedo sugerirte, compañero trabajador… lo demás, corre por tu cuenta. Defiende tus derechos y cumple con tus obligaciones.