A Renato Tronco no lo controla la directiva de su bancada, ¿cuál?; tampoco a Marco Antonio del Ángel Arroyo, priista que ayer se fue contra su cuasi correligionario de partido Edgar Spinozo a quien calificó como “verdugo de los humildes”. Desde la tribuna del Congreso fue directo al señalar que no debe premiarse la impunidad: “Ya basta de seguir premiando y empoderando a la impunidad con candidaturas a modo que perpetúan un régimen destinado a morir. Esta lucha compañeros diputados no tiene distingo partidista. Si de verdad queremos ejercer una representación popular con dignidad no debemos subastar la elección. El error más grave de nuestros partidos es su pérdida de ideología, su falta de identidad. La gran tragedia del sistema político vigente es la impunidad con la que gozan los corruptos.” That is the question, dice el teacher.