yunes-1
Redacción
2015-05-22

Miguel Ángel Yunes Linares aseguró que la situación en Veracruz se ha salido de control, por lo que las autoridades deben tomar cartas en el asunto. “Veracruz vive la etapa más negra de su historia; hoy todo está en crisis y el gobernador del estado sigue ausente, viviendo en un mundo de fantasía, sin reconocer que la situación se le ha ido de las manos”, señaló Yunes Linares.

El panista dijo que negar la realidad y decir que en Veracruz no pasa nada, es convertirse en cómplice de lo que sucede y ofender la inteligencia de los veracruzanos. Incluso sostuvo que todos los estudios de opinión muestran un rechazo de un 80 por ciento hacia el gobernador Javier Duarte y a su gabinete.

“Alguien con ese nivel de desprecio popular no debiera seguir gobernando, si se le puede llamar gobernar a tratar de ocultar la situación, mentirle a los veracruzanos y mantenerse en el cargo sólo para continuar el saqueo de las finanzas públicas”, subrayó. Yunes Linares afirmó que los datos en materia de seguridad son terriblemente alarmantes.

“En las últimas semanas se han producido decenas de crímenes, secuestros y otros delitos graves que han causado pánico entre la ciudadanía que hoy se siente más insegura que nunca”, explicó el también candidato a la diputación federal por la vía plurinominal. Yunes Linares aseguró que en los primeros cuatro meses del año se han cometido 326 homicidios, entre dolosos y culposos, por lo que dijo que hay un promedio de más de tres homicidios diarios; y además, en el mismo lapso se han denunciado 38 secuestros, casi uno cada tercer día.

“Todos los indicadores de inseguridad van a la alza y Duarte no deja de insistir en que aquí no pasa nada y pide no politizar la inseguridad, es decir, que no se diga nada, que los ciudadanos no hablemos, que no nos organicemos para exigirle que actúe en contra de los delincuentes”, aseguró.

INCIDENTES HABLAN POR SÍ SOLOS

Yunes Linares puso como ejemplo de la violencia que vive el estado, el asesinato del exalcalde panista de Cuitláhuac y de un dirigente priísta en Tierra Blanca.

“Eran dos personas conocidas en sus comunidades, Ambrosio Borbonio era un hombre de bien. ¿Qué hace Duarte frente a éstos hechos y otros similares?, primero tratar de culpar a las víctimas, pretendiendo vincular sus crímenes con problemas personales o intentando desprestigiarlos con señalamientos post-mor
tem, y después sigue la comedia, detienen a cualquiera, sea o no responsable, y celebran el gran triunfo de la justicia.

Sale Duarte entonces con su tradicional y torpe declaración de que en Veracruz el que la hace la paga”, dijo el panista. “Y entonces surge de inmediato la pregunta ¿Van a revivir los asesinados?, ¿las familias van a dejar de sufrir alguna día por la pérdida de sus seres queridos?, añadió.

Yunes Linares señaló al gobernador por ineptitud para gobernar y por ser cabeza de un grupo de delincuentes que opera desde el propio Gobierno del Estado, ya sea en complicidad con la delincuencia para darles facilidades para delinquir o en complicidad entre ellos mismos para seguir robándose el presupuesto y encubriéndose mutuamente. Incluso puso como ejemplo las denuncias de la Auditoría Superior de la Federación en contra de funcionarios de su gobierno, quienes, dijo, hoy piden el voto para tener fuero.

“Lo he dicho y lo reitero: Si Duarte tuviera una poca de vergüenza se retiraría del cargo de gobernador, pero no lo hará porque le quedan todavía 559 días en el cargo y quiere seguir saqueando las finanzas públicas; en su momento pagará las consecuencias”, afirmó el panista.

SE DESATÓ LA INSEGURIDAD

Yunes Linares manifestó que hoy en día Veracruz vive la violencia desatada, la inseguridad en su máxima expresión y por ello hizo hincapié en que Duarte debe tomar decisiones. Incluso el panista consideró que la primera y más importante es cesar al Secretario de Seguridad Pública y echar a andar los mecanismos para quitar del cargo al fiscal general que es uno de sus incondicionales.

Agregó que no pueden seguir en el cargo dos individuos que han rendido pésimas cuentas a los veracruzanos. “Que renuncien Bermúdez y Luis Ángel Bravo, el pueblo de Veracruz reconocería que Duarte ha tomado una decisión sensata.

“No es posible que los mandos de la Policía a nivel estatal y en muchos municipios estén en manos de delincuentes, porque son cómplices por acción y omisión de la delincuencia que está lastimando a todos los veracruzanos”, sostuvo Yunes Linares.

El panista afirmó que no será posible mejorar la seguridad pública si no se quita del mando a quienes han llevado a los veracruzanos a la gravísima crisis que están viviendo.

“A Duarte le quedan 559 días de gobierno, ya es tarde para enderezar el barco que se está hundiendo, pero cuando menos debiera dar la impresión de que lo está intentando, y si no tiene ánimo para hacerlo, entonces que se retire y deje la gubernatura a algún veracruzano que tenga el valor, la decisión y la honorabilidad para hacerlo. En su partido hay algunos”, sostuvo Yunes Linares

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO