Alguien salió con el cuento, no malo por cierto porque al menos es entretenido, que existe la promesa a algunos de los actuales candidatos veracruzanos a diputados para que el de mayor votación sea considerado como precandidato al gobierno de Veracruz el próximo año, por el PRI-Verde, por supuesto. Concediendo que la versión sea correcta en la hipótesis figuran Erick Lagos, Adolfo Mota y Silva Ramos, de este trío aparentemente quien la tiene más difícil es Mota Hernández porque el distrito en el que compite enfrenta a una oposición muy variada y esa circunstancia operaría en contra de la posibilidad de obtener una votación abrumadora, a diferencia de Erick, en Acayucan y Silva Ramos, en Tuxpan; pero esto solo es una hipótesis, de estos tres hipotéticos precandidatos ¿usted a quién le apostaría?