Sin título Seis personas murieron por la caída de un avión Cessna en el norte de México, informó hoy la fiscalía del estado de Chihuahua, que inició una investigación ante denuncias de que la aeronave fue derribada por personas armadas en una zona de tráfico de drogas.

Las causas de la caída aún no han sido determinadas y la zona ha sido resguardada a la espera de que militares y agentes federales lleguen para hacer los peritajes, de acuerdo con un comunicado oficial.

El avión Cessna, cuya caída había sido informada a las autoridades por habitantes de la zona el lunes, fue localizado el martes en el municipio de Urique, en una región serrana, cerca de los límites con el estado de Sinaloa.

“La avioneta iba despegando cuando sicarios le dispararon y la tumbaron. No sabemos si los balazos dañaron el avión o si le dieron al piloto”, dijo un informante a El diario de Chihuahua.

La fiscalía dio a conocer que fue encontrada en el arroyo de la comunidad de Tubares con los cadáveres de seis hombres, entre ellos el piloto, originario de Sinaloa. No se informó si había droga a bordo de la nave.

En Urique murió el 3 de marzo en un enfrentamiento con la policía el presunto líder regional del cártel de Sinaloa Bernardino Portillo cuando se hacía un operativo para investigar el asesinato y calcinamiento de tres agentes.

Hace unos días, en otro municipio de Chihuahua, se desplomó una avioneta que llevaba un cargamento de marihuana. Una persona murió en el accidente y se encontraron 45 kilogramos de esa droga, además de restos consumidos por el fuego.