imagesRedacción- 2015-05-28

De acuerdo a lo publicado por La Jornada, destaca que a escala global el número de afectados por esa condición se incrementó en 5 millones desde la crisis de 2008, lo que representa un inaceptable desperdicio de capital humano.

De acuerdo con el Programa para la Evaluación Internacional de las Competencias de los Adultos, 10 por ciento de los recién egresados de bachillerato tienen pobres competencias lectoras y 14 por ciento alcanza niveles bajos de habilidades matemáticas, mientras más de 40 por ciento de quienes abandonaron la preparatoria tienen bajos niveles de competencia en ambas asignaturas.

En el documento Perspectivas de las competencias en la OCDE 2015. La juventud, las competencias y el empleo, el organismo multinacional advierte que tal condición no sólo es una desgracia para este sector de la población, también es una inversión malgastada, pues las habilidades que adquirieron durante su educación no se emplean de forma productiva.

Además, advierte que esos jóvenes representan una carga potencial para sus países. Desde menor recaudación fiscal, pagos más elevados de seguridad social e inestabilidad social, la cual puede incrementarse cuando parte de la población se encuentra desempleada y afectada moralmente. Los jóvenes, afirma el texto, deberían ser un activo de la economía, no un potencial pasivo.

Con información de La Jornada.
Leer texto completo en:
http://www.jornada.unam.mx/2015/05/28/sociedad/038n1soc

La Jornada / AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO