Es evidente que culpar al Congreso de haber propiciado la fuga del ex alcalde de Medellín, Omar Cruz Reyes, constituye un desacierto descomunal, pues no corresponde al Poder Legislativo la función de investigar delitos y detener a quienes resulten responsables, función que la normatividad atribuye a la Fiscalía estatal. Por tal motivo, el alegato sobre que el Congreso permitió la fuga del ex edil carece de sustento jurídico, como lo confirma el diputado Hugo Fernández Bernal, quien afirmó que al fiscal, Bravo Contreras le corresponde averiguar el paradero de los presuntos delincuentes y ejecutar la orden de aprehensión. “Zapatero, a tus zapatos”.