La de Veracruz es una deuda pública que ha crecido al 500%, según el centro de Investigación Económica y Presupuestaria. Como se recordará antes de irse del gobierno Miguel Alemán contrató una deuda por tres mil 528 millones de pesos, que para 2014 se calcula en 41 mil millones de pesos; sin embargo, la especulación pública estima un monto superior y, lo peor, es que quizá ni el propio gobierno a estas alturas de la gestión sepa a cuánto asciende realmente. Más aún, la Secretaría de Hacienda estima que el 49 por ciento de los ingresos del gobierno ya están comprometidos por los créditos, es decir, buena porción de las participaciones que la federación remite a Veracruz están hipotecadas.