El alcalde de Ixhuatlancillo al frente de unas 800 personas se apostó en la Plaza Lerdo, frente al palacio de gobierno, para exigir el pago de 20 millones de pesos que, según señala, son de origen federal etiquetados para diversas obras municipales, pero que las autoridades locales les han escamoteado desde el año pasado. Aunque afirma que ya están cansados de las mesas de diálogo donde no llegan a ninguna solución, lamentablemente la única posible es regresar a sus lugares de origen con las promesas que se le hagan, porque es más posible sacarle un suspiro a una piedra que dinero a la Sefiplan.