Aunque es anónima, las autoridades del CECAN no debieran pasar por alto la denuncia que se hace en contra del jefe de enfermeras en el Centro de Cancerología de esta ciudad, al menos en lo que se refiere a que lucra con los medicamentos y, peor aún, que utilizan lo que sustraen para ofrecer quimioterapia en forma particular. Sobre si esto último es posible habría que comprobarlo y, aunque la denuncia podría estar originada en rencillas particulares entre grupos de trabajo, lo de las medicinas sí es de importancia. Por lo menos al descubrir la verdad se podrían resolver las desavenencias entre el personal cuya carga de trabajo es bastante severa.