Alejandro Soto Domínguez

TERCERA PARTE

En memoria al maestro por excelencia Guillermo Zúñiga Martínez, con mi eterno agradecimiento.

  • Desde el periodo 2007-2010, el Fondo de Aportaciones para la Educación Básica (FAEB), se convirtió en caja chica del Gobierno del Estado, para el periodo 2011-2013, continua la misma historia.
  • Baja calidad en educación básica en Veracruz, en prueba ENLACE 2013, la evaluación en primaria en la materia de español, el 64.1% de los alumnos obtuvo una calificación insuficiente o elemental, mientras que en matemáticas fue de 56.8%. En secundaria en español el 79.8% de los alumnos obtuvo una calificación insuficiente o elemental y el 75.0% en matemáticas.

La Constitución de 1917, en su artículo Tercero establece que la educación es un derecho fundamental de todos los mexicanos. Y agrega que el Estado tiene la obligación de proporcionar una educación de calidad. Por lo tanto, este precepto constitucional, debería ser la guía de trabajo para cualquier funcionario público de la Secretaria de Educación del estado de Veracruz (SEV). Sin embargo este mandato es letra muerta a partir del año 2007.

Lo antes expresado se fundamenta en el documento que publicó la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en su diagnostico por entidad federativa sobre las recurrencias de las observaciones para el periodo 2007-2010. En la página 9 del documento que corresponde a Veracruz, la ASF presenta un cuadro donde señala que la administración del Fondo de Aportaciones para la Educación Básica (FAEB), Ramo 33, tiene los montos más cuantiosos del gasto federalizado en el rubro de Recuperaciones Determinadas, que suman 5 mil 272.3 millones de pesos, representado el 71.3 por ciento del monto total.

Los escasos recursos para salud y educación deberían ser administrados bajo principios de máxima racionalidad y honradez, con la finalidad de optimizar las metas, pues es del todo conocido que son los pilares del desarrollo de los pueblos. En Veracruz sucede todo lo contrario a juzgar por los alcances de las auditorias de la ASF.

En el marco de lo antes expuesto, primero se hace un pequeño recordatorio de los resultados de las Cuentas Públicas con dictamen negativo del FAEB 2011, donde resalta el desconocimiento del destino y aplicación de 2 mil 720 millones de pesos y para el 2012, la misma reflexión por 2 mil 090 millones de pesos.

En la Cuenta Pública 2013 del FAEB (auditoria No 13-A-30000-14-0619), la ASF tropieza con los mismos problemas del periodo 2007-2012. La revisión en comento señala la deficiente calidad educativa en el estado de Veracruz, acentuada en las poblaciones más rezagadas socialmente, es decir en los pueblos y comunidades indígenas.

Encontró que la SEV se identifica como presunto evasor fiscal, debido a que no pagó el total del Impuesto Sobre la Renta (ISR) del año 2013, también descubrió pagos indebidos por 81 millones de pesos por 245 trabajadores federalizados comisionados a la sección 32 del SNTE, la no publicación de indicadores de cobertura, tasa de terminación e índice de variación de logros educativos.

En los resultados de la muestra de la prueba ENLACE 2013, la evaluación en primaria en la materia de español, el 64.1% de los alumnos obtuvo una calificación insuficiente o elemental, mientras que en matemáticas fue de 56.8%. En secundaria en español el 79.8% de los alumnos obtuvo una calificación insuficiente o elemental y el 75.0% en matemáticas, entre otros señalamiento. A los ricos buena educación para reforzar la explotación de los pobres que reciben migajas educativas de la SEV.

 En los capítulos de conclusiones y dictamen de la auditoria que nos ocupa, la ASF juzgó que el Gobierno del Estado de Veracruz en el ejercicio de los recursos, registró inobservancias de la normativa, principalmente de la Ley de Coordinación Fiscal, de la Ley General de Contabilidad Gubernamental y del Acuerdo 482 emitido por la SEP, que ocasionaron un probable daño a la Hacienda Pública Federal por un importe de 2 mil 030 millones 581 mil pesos, adicionalmente se tiene un monto por aclarar de 2 mil 295 millones pesos, referente a la falta del entero de terceros institucionales y rendimientos financieros no ejercidos.

 Uno puede entender que cuando faltan recursos para pagar a los empleados, pues ni modo tomas prestado dinero del gasto federalizado y al año lo regresas con intereses a la federación, sin embargo esto se convirtió en un vicio, para continuar el derroche, como es el caso de cierto subsecretario de la SEV que tiene o tenía 10 edecanes varones, un oficial mayor que seguido solicitaba millones de pesos sin comprobar, la construcción de residencias con once baños, dos elevadores y salas de cine, entre otras extravagancias.

La finalidad de muchos funcionarios de la SEV y SESVER era y es ser inmensamente ricos, a costa de millones de veracruzanos. Los resultados están a la vista, la pobreza de la clase trabajadora está creciendo, no hay empleo y los que hay pagan de salarios de hambre. El desaliento y pesimismo se esparce en la tierra fértil de Veracruz.