Julio Hernández López, quien escribe para La Jornada, en su colaboración de hoy supone que: “de haber continuado la inercia política y electoral existente en Jalisco antes del estallido violento del pasado primero de mayo, nada parecería detener la derrota avisada del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y del gobernador Aristóteles Sandoval y el triunfo del alfarismo-emilista, que además daría en la entidad un cuantioso número de sufragios al partido Movimiento Ciudadano (MC)…”De acuerdo a esa hipótesis, los votos que Movimiento Ciudadano pudiera rescatar en Jalisco le asegurarían la conservación del registro; lo cual no estaría mal para esta organización  a la que se ubica en el sexto lugar de entre los 10 partidos con registro en México.