“Los partidos utilizan la política como un jugoso negocio”, asegura La Arquidiócesis Primada de México en el semanario La Fe de este domingo: “La política mexicana es un jugoso negocio, cortesía del voto y de partidos complacidos por el nepotismo de familias que hacen del oficio político el comercio más redituable para sus mezquinos propósitos, lucrando con el bien y diezmando la vida de millones de mexicanos”. No menciona nombres pero cada una de sus aseveraciones parece llevan dedicatoria pues son asuntos de todos conocidos: “es un corporativismo sostenido con dinero público, porros azuzados por la voluntad de sus amos prestos para acabar a los enemigos” (¿no le recuerda a un ex gobernador sureño?), “violan el marco legal, lo cual defenestra a los electores, “considerados como objetos negociables, prescindibles, de fácil uso para la consecución de su voracidad”, ¿se referirá al Verde?