Prospectiva
Jaime Ríos Otero

Suena a hechos de otro país, regido por alguna dictadura nefasta, o de otro tiempo, saber que un líder sindical fue encarcelado sólo porque al régimen gubernamental no le caía bien y pretendía destruir su sindicato. Pero no, fue algo ocurrido aquí en Veracruz y en la época contemporánea.

El amparo concedido al Sindicato del DIF Estatal, está precedido obviamente de una violación a las garantías de legalidad de esta organización sindical (esa es la única razón por la que se concede un amparo: cuando hay violación de garantías). Pero esta transgresión a la ley no representa un hecho aislado, sino que formó parte del entramado de acciones que fueron iniciadas desde los tiempos de Fidel Herrera, tendentes a desarticular al sindicato que dirige Germán Lagunes.

Durante la fidelidad, la Presidenta del DIF Estatal, Rosa Margarita Borunda, decidió desempeñar un papel más protagónico en la administración del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia, y no el rol marginal que juegan casi siempre las primeras damas.

 En el contexto de las revisiones contractuales, después de intensas negociaciones, se llegó a acuerdos que –ya consignados en papel- no fueron suscritos en el último momento por Rafael Grajales Sansores, entonces director del DIF estatal, quien acató la instrucción telefónica de la señora Borunda de que no suscribiera convenio alguno.

 Ello radicalizó al sindicato, que cuestionó el papel de la primera dama (que no posee atribuciones legales para incidir en la administración del DIF), y el asunto terminó con la detención y procesamiento de Germán Lagunes.

 De manera paralela, el DIF inició, desde el escritorio del director, la constitución de otra organización sindical que arrebatara al Sindicato de Lagunes Huesca la titularidad del Contrato Colectivo de Trabajo, para “amortiguar” las prestaciones logradas. A pesar de todas estas maniobras y de la fuerza del estado empleada para lograr el despropósito del testaferro, no fue posible desaparecer al Sindicato, sentenciado a la pena capital por las enaguas de Rosa Margarita.

 Vencido el periodo por el que había sido electo Germán Lagunes, el Sindicato se reagrupó, celebró elecciones y lo reeligió como su secretario general. Fue solicitada la toma de nota de renovación de la directiva, pero la Junta de Conciliación y Arbitraje simplemente no la acordó.

 La intención, por supuesto, era que el Sindicato del DIF careciera de representación legal. Los sindicalistas consultaron al Despacho laboral más célebre del condado, los Viades, Llanes y Asociados, quienes decidieron recurrir al Poder Judicial Federal, y el 28 de febrero de 2015 promovieron demanda de amparo indirecto, en contra de la omisión de la Junta de dar la toma de nota de la renovación de la directiva.

La demanda originó el juicio de amparo indirecto 313/2015 del Juzgado Decimoquinto de Distrito en el Estado de Veracruz.

 El 30 de abril de 2015, curiosamente el Día del Niño, por si hubiera que hacer alguna referencia literaria al papel familiar del DIF, el juez dictó sentencia concediendo el amparo solicitado por el Sindicato, ordenándole a la Junta entregar la toma de nota de la renovación de la directiva.

La sentencia causó estado y fue así como la Junta de Conciliación y Arbitraje se vio literalmente forzada a entregar a Germán Lagunes el documento que contiene la toma de nota de la renovación de la directiva del sindicato.

Pero si alguien cree que el asunto ya está resuelto para los trabajadores, no es así. El amparo no resuelve el tema de fondo. A la fecha, tal y como lo expuso Germán Lagunes, existe retraso o incumplimiento en el pago de prestaciones, falta de entrega de cuotas sindicales, y un sistemático acoso laboral hacia los trabajadores afines a esta organización.

Además, dada la ruina de las arcas públicas veracruzanas, el DIF ha aprovechado la falta de recursos para estarse ahorrando un buen dinero que, por esa misma situación, no llegará tan fácilmente a los bolsillos de los trabajadores.

Así que, como decía la Nana Goya, esta historia continuará.

SOCIEDAD 3.0

sociedadtrespuntocero@nullgmail.com