Congreso
Jaír García
La Jornada Veracruz

En medio de protestas, un intento de toma de la tribuna para suspender la sesión, insultos, retos, descalificaciones y connatos de bronca, se llevó a cabo la aprobación del nuevo Código Electoral de Veracruz.

Y es que diputados de todos los partidos participaron en lo que ha sido la sesión más desordenada de la presente Legislatura, donde destacaron los empujones, jaloneos y reto a golpearse entre los diputados Juan René Chiunti, de Nueva Alianza, y el perredista Jesús Velázquez Flores.

A pesar de que panistas y perredistas presentaron mociones para sacar de la orden del día la iniciativa para crear un nuevo Código Electoral, con el objetivo de aplazar su aprobación por lo menos un mes, la mayoría priísta se los negó, ante lo cual diputados de oposición primero colocaron cartulinas al frente de sus curules con consignas contra el gobierno estatal y el PRI.

Sin embargo, como esto no fue suficiente, intentaron reventar la sesión apoderándose de la Mesa Directiva colocando al frente y por detrás dos enormes mantas con la leyenda “Democracia no es simulación”, “Reforma política a modo” (con la imagen de un mapache y el logotipo del PRI).

Debido a que impedían la visión a la presidenta de la Mesa, Octavia Ortega, y entonaban la frase “suspensión de la sesión”, de inmediato se paró el diputado priísta Rafael García Bringas y con amenazas y a jalones intentó arrebatar una de las mantas, pero las panistas Carmen Pontón y Ana Cristina Ledezma tuvieron más fuerza que él. Incluso el priísta tuvo que regresar a su curul haciendo rabietas y lanzando insultos.

Ante el escándalo provocado, el también priísta Alfredo Gándara despertó de su asiento y también se encaminó a intentar arrebatar la pancarta desde debajo de la Mesa Directiva, pero el petista Fidel Robles se lo impidió, incluso hasta se burló de Gándara porque no alcanzaba la bambalina y el priísta lo amenazaba con el brazo extendido.

Durante unos cuantos minutos hubo tensión y se detuvo el desarrollo de la sesión, pero en ningún momento se interrumpió, ante lo cual Octavia Ortega exigió respeto a los diputados de oposición y le permitieran poder ver para presidir el desarrollo de la sesión. Como no le hicieron caso, de inmediato subieron tanto diputados como diputadas del PRI a su rescate y se presentó el primer connato de bronca entre Juan Manuel Velázquez, Ciro Félix Porras y Adolfo Ramírez con los panistas Joaquín Guzmán y Julen Rementeria y entre los jaloneos por quitar una manta rompieron el escudo nacional de la parte superior de la silla en que se encontraba Octavia Ortega.

Al ver que se había roto el escudo nacional, a los priístas únicamente les dio risa y dejaron que se cayera al piso dicho símbolo, mientras que los panistas decidieron pasar al frente de la tribuna con su pancarta.

En ese momento, se permitió continuar con el desarrollo de la sesión, pero la oposición mantuvo exhibiendo sus lonas, hasta que el aliancista Juan René Chiunti lanzó un golpe y unos empujones al perredista Jesús Velázquez, quien igualmente respondió la agresión, por lo cual tuvo que intervenir personal de seguridad del Congreso para evitar que creciera el connato de bronca.

Al mismo tiempo, las diputadas del PRI recibieron la instrucción de enfrentar a los diputados de oposición y entre Gladys Merlín, Marcela Aguilera y sobre todo Gabriela Arango empujaron con los codos y ahorcaron a la panista Ana Cristina Ledezma hasta que lograron desplazarla del lugar donde sujetaba una bambalina.

Cuando todo parecía calmarse, el priísta Adolfo Ramírez Arana hizo uso de la tribuna para dar el posicionamiento del PRI con respecto al Código Electoral y al ser abucheado por la mayoría de los asistentes en el recinto, comenzó a gritar y le dijo al diputado Julen Rementería: “no le da vergüenza que lo vean sus hijos haciendo este espectáculo”.

Esto nuevamente ocasionó el intercambio de insultos entre la oposición y los priístas, que provocó una desorganización mayor en el desarrollo de la sesión, provocando que la presidenta Octavia Ortega no le diera la voz a Renato Tronco.

Al ser ignorado, Renato Tronco se apoderó de la tribuna y lanzó amenazas a los asistentes de la presidenta de la Mesa Directiva, por no haberle concedido la oportunidad de hablar en la tribuna, al mismo tiempo los diputados de oposición abandonaron la sesión antes de que se emitiera la votación.

Como Renato Tronco no permitía el reinició de la sesión, el diputado Rafael García le exigió que regresara a su lugar, pero simpatizantes de Tronco le gritaron “cállate, perdiste Coatzacoalcos por inepto”.

Era tal el coraje de Tronco Gómez que tuvieron que ir a calmarlo los diputados del Verde Ecologista Eduardo Robles y Jesús Vázquez, quienes lo estaban logrando, hasta que se apareció el priísta Tonatiuh Pola a exigir que se retirara un asistente de Tronco, lo que estuvo a punto de generar un nuevo enfrentamiento en plena tribuna.

Tras la votación y calmar a Renato Tronco, se le permitió hacer uso de la tribuna y ahí criticó que el Congreso local se esté prostituyendo, “pero y ojalá estén aprovechando los 16 meses que les quedan como diputados, que sigan mamando de esta teta, porque se les va a acabar el próximo año, cuando los veracruzanos salgan a votar”.

INFORMACIÓN EN:

http://www.jornadaveracruz.com.mx/jalones-protestas-e-insultos-durante-la-aprobacion-del-codigo-electoral/