javier-duarte-pinero-B-850x340Informe Rojo
Por Mussio Càrdenas
17 de septiembre de 2015

* “Te reto a que me demuestres que hay un solo cadáver”: el fiscal * Hubo nueve * El gober y su afán por ocultar cuerpos * El Caso Alvarado * Manzanas duartistas, manzanas podridas * Félix Márquez, otro periodista al exilio * De la Torre fustiga al Peje * Víctor Rodríguez, a limpiar el lodo * Goyo, Samyra y la cooperacha

Hay de muertos a muertos. Duelen, espantan, agravian los ejecutados y desmembrados en la vía pública, en el campo o en las calles, marcados con el horror que deja el crimen. Pero sacuden a Javier Duarte y a “Culín”, su fiscal, los de las fosas clandestinas. Esos los desquician.

Por ello el silencio. Por ello la mentira. Por ello la manipulación, retador Luis Ángel Bravo Contreras, que niega y se confronta, que pierde el juicio, descompuesto y queriendo ocultar la verdad.

Una fosa más en Alvarado, el célebre municipio cuenqueño ligado a Veracruz y a Boca del Río, que da tanto de qué hablar, de nuevo en la nota roja, en la estadística de muerte, en el baño de sangre y en la disputa por el territorio para el trasiego de droga, para la trata de blancas, para el levantón, la extorsión y el secuestro.

 

Corre la información cuando ya el fin de semana esta cerca. Es jueves 10. Se sabe en los medios —los “pinches medios” a los que alude el secretario de Seguridad, Arturo Bermúdez— que el hallazgo es real. Se advierte una cifra preliminar: 15 cadáveres.

Cuenta el Blog Expediente MX, de Luis Velázquez, de las insolencias del fiscal Bravo Contreras, que encara y aunque sea a salivazo puro, pretende sofocar la información.

“Te reto —dice ‘Culín’— a que me demuestres que hay un solo cadáver”.

Pasarían unas horas, creciente la inquietud de un grupo de familiares de desaparecidos, alertados que en el rancho Calarga, en el Alvarado mítico, ahí donde sólo se llega por lancha, un islote, está la fosa y están los cuerpos.

Pasarían una horas. Ya en pleno viernes 11 la realidad volvió a abollar el ego de Fisculín. Sólo varió la cifra. No eran 15 sino nueve los cadáveres hallados, sepultados clandestinamente, queriendo ocultarlos para siempre, lejos de la piedad de sus captores, lejos también de un sepelio digno y del adiós de sus familiares.

Otra fosa para Javier Duarte, que sigue hilando muertes en su sexenio, que corre y corre la sangre por el Veracruz duartista, sin control el hampa. Peor aún, impune el hampa. Peor, solapada el hampa, tolerada y auspiciada desde las entrañas del poder, dueña de policías, de ministerios públicos, de jueces.

Fin de semana rojo, el de Alvarado estaba marcado por el escándalo de las fosas del rancho Calarga, cuyos cuerpos —de 30 a 40, según Crónica de Xalapa— eran reclamados por familiares de desaparecidos para su identificación, plantados en el Servicio Médico Forense.

Llegaban en lancha al lugar del hallazgo. Cercaban el área en que fueron detectadas las fosas clandestinas, limitando así la presencia de reporteros y testigos de lo que en realidad se había encontrado. A nadie le consta en los medios. Les dijeron que eran nueve y de esa forma quedó.

Así ocurrió en Coatzacoalcos en febrero. Se filtró que en las fosas ubicadas entre las colonias Lomas de Barrillas y Veracruz había entre 18 y 20 cadáveres. Se estableció un férreo cordón de seguridad, traspuesto por reporteros que cubrían la nota, enfrentados a policías y navales en un jaloneo épico. Al final, oficialmente, sólo se admitió la existencia de seis cuerpos. ¿Alguien le creyó al fiscal y su pandilla?

Muy ufano, “Culín” incurre en desfiguros que no son propios de su linaje ni de su cargo. Ya se sabe de su problema con la verdad, de su habilidad para mentir, proclive al embuste y a la manipulación de la realidad. Pero de ahí a que un fiscal rete a un reportero porque le dice que hay cadáveres y él dice que no, es un exceso.

“Culín” Bravo no pasó bien el fin de semana. Se manifestaban los familiares de desaparecidos, se lo comía la prensa crítica —la otra no sirve más que para aplaudir, callar y solapar— y se iba confirmando que la lengua del fiscal es peor de lo imaginado.

Lunes 14. Bravo Contreras varía el tono. Autoexhibido como un farsante que echa mano de la provocación y la confrontación, pide a los periodistas que no le metan calor a la nota.

“Yo ahí apelo un poco —pregona— a la comprensión de lo que se anticipa a la postura oficial del gobierno. Una nota, un comentario sesgado o relativo o un chisme que tenga que ver con el hallazgo de cuerpos, inmediatamente trastoca las fibras de todas esas madres”.

Teatral, imputa “Culín” a la prensa el impacto en las madres de las víctimas y, sutil, esboza la tentación de controlar la información.

Dice el fiscal que se trabaja con más de 50 madres de desaparecidos. Se avanza. Se conflictúa la relación entre ellas la Fiscalía cuando esas madres leen información en los medios en torno a que sus muertos podrían estar en determinada fosa.

Bravo Contreras es como la doméstica del gobierno de Javier Duarte. Recoge la basura, la embolsa y la lleva al contenedor. Limpia el cochinero que provoca Seguridad Pública —quizá por disputa con le general de cero estrellas, Arturo Bermúdez, por los favores del gobernador— cuando sus policías acreditables se coluden con la delincuencia.

La famulla del duartismo también contribuye al cochinero. Sus fiscales regionales, sus ministerios públicos, su policía ministerial son omisos, torpes, quizá cómplices de la delincuencia. Fallan sus consignaciones, sus aprehensiones, sus investigaciones ministeriales y en los juzgados federales se caen los casos.

Y ahora dice “Culín” que la prensa trastoca las fibras de las madres de las presuntas víctimas halladas en las fosas clandestinas.

Trastoca Bravo Contreras las fibras de aquellos que van de morgue en morgue, de ministerio público en ministerio público, tras la verdad, tras la suerte de los suyos, hayan sido o no malosos, hayan pasado por las filas del crimen organizado, que un día, sin más, pasaron al mundo de los que volvieron a hablar.

Su argumento es falaz, mentiroso, embustero. Trastocó Bravo “Culín” el sentir y el dolor de los familiares de decenas que exigían saber si en las fosas de Tres Valles se hallaban los suyos. Y a no ser por el subprocurador Herrera Cantillo, quien admitió que había fosas y que había cuerpos, nunca más habrían sabido de ellos.

No apeló entonces a nada el fiscal de Veracruz. Cesó a Herrera Cantillo por decir la verdad, mientras sus agentes trasladaban en el sigilo los cuerpos a Xalapa, lo más lejos posible de las familias, quizá, como se publicó en medios y redes sociales, para declararlos en calidad de no reconocidos y enviados a la fosa común.

Días después ocurrió el hallazgo de nuevas fosas en Cosamaloapan, a kilómetros de Tres Valles. Esa vez qué comprensión, qué sutileza, qué consideración “a las fibras de todas esas madres”. Cerró el caso el fiscal, negó que hubiera fosa alguna y no volvió a tocar el tema.

Tienen Javier Duarte y su fiscal “Culín” alma de sepultureros. Sepultan la verdad. Sepultan la vorágine de violencia que agobia a Veracruz. Sepultan la mesura y el respeto a la angustia de miles de familiares que no volvieron a saber de su gente.

Los rebasa el crimen organizado y la delincuencia común. Los atrapa su proclividad a ocultar el nivel de violencia y el baño de sangre que ha marcado al sexenio duartista, sellado desde sus primeros meses, cuando se desentendió del conflicto y lo endosó al gobierno federal, a la operación a manos de Ejército y Naval, pero sin que el proceso de depuración policíaco fuera genuino, pues hoy se ve a elementos acusados de secuestro, en la nómina del crimen organizado, señalados por tortura, la violación sexual de los propios elementos en la Academia de Policía El Lencero.

Sacuden los veracruzanos el árbol y caen manzanas duartistas, podridas. Ocurre a diario, en Alvarado o en Tres Valles, en Coatzacoalcos, en Agua Dulce, en Las Choapas, cada vez que ante la escalada de violencia manipulan y ocultan la verdad. Es la constante del gobierno de Veracruz.

No es la prensa la que trastoca las fibras de las madres de las víctimas. Son Javier Duarte y “Culín” quienes las trastocan manipulando la realidad.

Hay, pues, de muertos a muertos. Espanta ver cuerpos fragmentados en las calles, en el campo, en parajes solitarios, con mensajes. Pero hay otros peores. Son los que sacuden al gobernador y a su fiscal. Son los cadáveres hallados en fosas clandestinas.

Qué mejor si se les puede ocultar.

Archivo muerto

Félix Márquez también se fue. Asume un exilio voluntario, un escape a la angustia que provoca el miedo, a la incertidumbre y el temor que infunden Javier Duarte y sus secuaces. Fotoperiodista, colaborador de Proceso, AP y Cuartoscuro, no quiere seguir a Rubén Espinosa Becerril. Le aqueja saber cómo murió su amigo, ejecutado en el departamento 401 de la calle Luz Saviñón 1909, en la colonia Narvarte, en el Distrito Federal, donde se suponía no lo alcanzaría la mano criminal. Félix Márquez se fue a Chile, donde ya reside Rodrigo Soberanes Santini, quien laborara en e-consulta.mx. Su primer exilio de Veracruz se dio tras divulgar —marzo 4 de 2013— un fotorreportaje en el que captó a las autodefensas del predio El Inglés, en Piedras Negras, municipio de Tlalixcoyan. Fue amenazado con cárcel por el secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita, y descalificado agriamente por el entonces secretario de Gobierno de Veracruz, Gerardo Buganza Salmerón, que negaban lo que era evidente: el surgimiento de guardias comunitarias. Por seguridad y para evitar un arresto ilegal, muy propio de la mafia en el poder, emigró por algunos meses. De vuelta a Veracruz, dedicado al periodismo crítico, la foto que denuncia, la expresión del poderoso y su miseria humana, Félix Márquez ha sentido el miedo que infunde la represión, el asedio tras la ejecución de Rubén Espinosa en el DF. Y se fue al exilio. Allá, en Chile, desarrollará su potencial periodístico, lejos, se supone, de los sicarios de Veracruz… De refilón, sólo de refilón, toca Andrés Manuel López Obrador a Fidel Herrera y Javier Duarte. “Todo se basa en el cliché de siempre de las mafias. Eso no dice absolutamente nada, fue un discurso protector para la clase política priísta”, dice Eduardo de la Torre Jaramillo, presidente de Podemos Veracruz, ex aspirante a diputado federal por el PAN en Xalapa. Acusa que el líder de Morena muestra su faceta antidemocrática, que impone por dedazo, como lo hiciera con el diputado federal Cuitláhuac García Jiménez, en un destape virtual a gobernador, sin formalizarlo, llamándole promotor de la soberanía nacional en Veracruz. “Andrés Manuel no conoce la democracia, nunca ha sido un demócrata. Sólo elige por dedazo y eso es un déficit de democracia y aunque se asuma como la vertiente ética del pueblo mexicano pero no lo es”, resume… Ni paz ni tregua. Entre Víctor Rodríguez Gallegos y Jesús Moreno Delgado hay fotos posadas, sonrisas fingidas, abrazos cargados de hipocresía, pero no reconciliación. Bajo la mesa, sus equipos se golpean y se bloquean. La unidad marcelista es una farsa. Acude Víctor Rodríguez a colonias y eventos populares, aterrizando en las bases pues al ex subdelegado administrativo de la Sedesol federal en Veracruz ese distanciamiento, que no permeara, el repudio manifiesto, le sirvió de excusa al gobernador Javier Duarte para negarle la candidatura a diputado federal por el distrito de Coatzacoalcos, en enero pasado. Y así, el marcelismo operó en algunos sectores y dejó de actuar en otros para propiciar la derrota del PRI y terminar ayudando al Peje López Obrador y a su candidata, Rocío Nahle García, a llevarse un distrito que aún tiene enchilado al equipo peñanietista. Está en sánscrito que Víctor Rodríguez pueda ganar la elección, pues su imagen es la del operador que recurre al lodo para todo, pues es el brazo ejecutor y el rostro real de Marcelo Montiel… ¿Quiénes operan para Samyra Khourie? Hugo Álvarez Juárez, delegado de PGR y “cobrador de la fiscal regional”, dice un reporte interno; Vicente Vázquez Cruz, Luis Reyes Barraza, Marcelo Romero Gopar, Gertrudis Martínez, Zaidel Nolasco y Natalio Romero Rodríguez. Son estos sus MP. Son quienes permean en los casos, en los flanes y en los espinosos. Uno de ellos fue el del periodista Gregorio Jiménez de la Cruz, reportero de Notisur, Liberal del Sur y La Red, levantado el 5 de febrero de 2014, torturado, hallado sin vida en un fosa clandestina en la colonia J. Mario Rosado, en Las Choapas, el 11 de febrero. Detenida la vecina que posee una cantina, Teresa de Jesús Hernández, junto con sus presuntos cómplices, encararon un juicio que aún no termina. Ella y Goyo habrían tenido una disputa por un problema sentimental de sus hijos y de ahí derivó el asesinato en una versión insólita, frágil, en la que los sicarios cobraron menos de 20 mil pesos por ultimar al periodista. Acusaron tortura los detenidos y lograron un amparo. Pero en el recurso de revisión, cuando todo apuntaba a que les sería confirmada la resolución lisa y llana, o sea para ponerlos en la calle de inmediato, el Tribunal Colegiado lo revocó. Dice el informe interno, surgido de la entrañas de la Fiscalía regional, que todos, Samyra, Álvarez, los MP y hasta el magistrado Mariche se movieron para evitar que liberaran a los procesados. Habla el reporte de una “coperacha” de a 50 que no se sabe si fue espiritual o emocional…

Contacto:

mussioc2@nullgmail.com

mussiocardenas_arellano@nullhotmail.com

www.mussiocardenas.com

twitter: @mussiocardenas