Místicos y Terrenales
PorMarco Antonio Aguirre Rodríguez
17 de septiembre de 2015

 

  • Fracaso de Mecanismo de protección

  • El caso de Karlo Reyes

 

 

La agresión contra el fotoperiodista Karlo Reyes evidenció tres situaciones plenamente:

  1. El Mecanismo de Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, no ha funcionado hasta ahora
  2. Existe un clina de agresión hacia la prensa de Veracruz y de evidente impunidad
  3. No hay voluntad de investigar los casos a plenitud

El Mecanismo de Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, es una herramienta de protección para quienes realizan actividades de este tipo, el cual llamó más la atención después de que el 19 de agosto Enrique Peña Nieto dijo haber instruido para que se fortaleciera.

“En el ámbito preventivo, he dado instrucciones a la Secretaría de Gobernación (Segob) para seguir fortaleciendo el Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas”, dijo durante la 33 asamblea de la Conferencia Nacional de Procuración de Justicia.

Esto ocurrió después de que el 15 de agosto más de 400 intelectuales, artistas y periodistas de todo el mundo pidieron al presidente Enrique Peña Nieto resolver el homicidio de Rubén Espinosa y demás agresiones contra periodistas en México (http://goo.gl/TaVTq0 )

La WOLA (Washington Office on Latin America) un mecanismo de derechos humanos, desde principios de este 2015 emitió una fuerte critica a la ineficacia del Mecanismo, el cual se implementó desde el 2012.

Pero el llamado presidencial hasta ahora tampoco ha servido para que sea más eficaz.

Karlo Reyes está suscrito al mismo y después de la agresión sufrida activo el llamado “botón de pánico” que implicaría una respuesta inmediata… pero nadie atendió.

La implementación supuestamente es muy sencilla:

Cuando un periodista o persona defensora enfrenta algún riesgo a consecuencia de su trabajo puede solicitar personalmente o a través de tercero la protección del Mecanismo.

La solicitud la puede hacer de cualquier forma: escrita, verbal, teléfono, correo electrónico. Correo electrónico: mecanismo@nullsegob.gob.mx Teléfono: 01 800 800 40 50 ó (55) 52 09 88 00 ext. 30863 y al celular: 044 55 45 54 82 37

El llamado a Peña Nieto firmado, entre otros, por personalidades como los cineastas mexicanos Alfonso Cuarón, Guillermo del Toro, Gael García Bernal , los intelectuales Sergio Aguayo, Paul Auster, Noam Chomsky, o la premio Pulitzer Alejandra Xanic Von Bertrab, hasta ahora no da frutos positivos.

El segundo punto, el clima de agresión a periodistas, es evidente.

Karlo Reyes la noche del 15 de septiembre envío un audio preventivo después de que tuvo un incidente con un elemento de la policía estatal de apellido Ramos, de aproximadamente 30 años, quien le exigió una credencial del medio para el que trabajaba, el cual mostró.

Karlo Reyes responsabilizó a Javier Duarte y a Arturo Bermúdez por lo que le ocurrió, en un video que grabó poco después de la agresión (https://www.facebook.com/957795480933354/videos/979826602063575/ )

La aversión que los cuerpos policiacos sienten contra los periodistas responde a la actitud que el mismo gobernador Javier Duarte tiene hacia los comunicadores, la que se ha evidenciado en múltiples ocasiones.

Javier Duarte incluso la mañana del 16 de septiembre mencionó que existía un video de la Secretaría de Seguridad Pública donde se mostraba que los policías de Seguridad Pública no lo habían agredido.

Ese video así lo muestra, pero es posterior al ataque, y si evidencia como 10 policías le impidieron el paso a Karlo Reyes cuando regresó al punto de acceso, después de que lo golpearon y lo despojaron de su equipo.

El Colectivo Voz Alterna posteriormente subió otro video donde Karlo Reyes rechaza tener aliento alcohólico, como le dijeron, o estar bajo el consumo de cualquier droga, cuyo consumo rechazó de forma categórica.

Ese mismo colectivo subió fotografías que muestran al mismo Karlo Reyes golpeado, así como el momento en que cerca de 10 personas lo están agrediendo.

Fotografías que fueron proporcionadas posteriormente a éste Colectivo muestran el rostro de algunos de los agresores, así como de otros elementos de algún grupo policiaco con un botón blanco con una imagen de una cobra, que los identificaba, así como también el intercambio de palabras que algunos de estos tuvieron con policías vestidos de uniforme.

El clima de agresión hacia la prensa, y de criminalización hacia Karlo Reyes, se muestra fehacientemente en el boletín emitido por el gobierno del estado de Veracruz, donde apuntan que tenía aliento alcohólico y que las lesiones y el robo se los produjeron en una “riña ciudadana”.

Los exámenes médicos practicados en el Centro de Especialidades Médicas confirmaron que no había ingerido nada de bebidas alcohólicas esa noche.

El tercer punto, la falta de voluntad para investigar las agresiones a periodistas, también quedó evidenciado con las fotografías que el Colectivo publicó, donde se ve la agresión contra Karlo Reyes, a los agresores con los botones blancos y la imagen de una serpiente, y como algunos de ellos incluso hasta están con elementos de la policía estatal vestidos de azul.

Pero el gobierno del estado emitió un boletín donde niega que sus miembros hayan actuado vestidos de civil en algún momento.

Entonces, si los agresores no son miembros de Seguridad Pública, pero hablan con los policías de esta corporación, por lo menos si los conocen y por tanto los policías deben de saber ¿quiénes son?.

Javier Duarte en una entrevista concedida a El Universal afirma que la mayoría de las agresiones contra periodistas las ha realizado la delincuencia organizada, el narco. ¿Estas personas forman parte de la delincuencia organizada?

El gobierno del estado busca inducir hacia una “riña ciudadana”. Entonces, si los agresores sólo eran una banda delincuencial, que son tan descarados como para identificarse con un botón con una serpiente, ¿por qué la policía estatal los dejó circular libremente?, ¿no les resultó sospechoso que varias personas trajeran esa forma de identificación?.

Si no se conocen, si no son parte de la corporación de Seguridad Pública, ¿de qué platicaban?.

Duarte pide que no se acuse a la policía y afirma que se investigará el caso.

¿Lo harán?.

¿La Comisión Estatal de Atención a Periodistas tendrá alguna intervención positiva en este caso?

Como el gran místico del estado que se presume, el señor Duarte quiere que se le crea todo desde el primer momento, pero los terrenales hemos tenido más de una desilusión de su gobierno en todos los ámbitos… y los periodistas sobre todo con las agresiones contra miembros del gremio.