Redacción- 2015-09-2408:18:58

Al menos 717 personas murieron y otras 805 resultaron heridas este jueves en una estampida cerca de La Meca, durante un ritual de la peregrinación musulmana anual, según un nuevo balance de la defensa civil saudí.

“El número de muertos subió a 717 y el de heridos a 805”, afirmó defensa civil en Twitter, al actualizar el balance de una de las peores catástrofes del hach de los últimos años.

Según un responsable del ministerio de Salud, la avalancha tuvo lugar durante el ritual de lapidación de Satán en Mina, que consiste en lanzar piedras hacia estelas que lo representan.

El accidente se produjo cerca de una de las estelas cuando varias personas que abandonaban el lugar se cruzaron con un gran número de peregrinos que querían acceder.

Los fieles acceden al lugar de las estelas por túneles y vías elevadas y, en los últimos años, las autoridades habían llevado a cabo importantes obras para facilitar el movimiento de las personas y evitar accidentes como el de este jueves.

Las autoridades aseguraron que la estampida dejó 453 víctimas mortales de “distintas nacionalidades” y varios centenares de heridos.

Seis equipos de la Defensa Civil intentaban atender a los heridos y dirigir a la multitud de peregrinos hacia rutas alternativas. Los cuerpos de los fallecidos y los heridos se transportaban hacia los hospitales cercanos, precisó un responsable.

Anteriores accidentes

Arabia Saudita había movilizado, además, a 100,000 policías para garantizar la seguridad durante el peregrinaje después de que, el 11 de septiembre, una grúa se derrumbara en la Gran Mezquita de La Meca, matando a más de 109 personas e hiriendo a más de 400.

Los anteriores accidentes durante la peregrinación se remontan a 2006. El 6 de enero de aquel año, murieron 76 personas al derrumbarse un hotel en La Meca, y el 12 de enero, 364 peregrinos fallecieron en otra estampida durante el ritual de la lapidación de las estelas de Satán, en Mina.

Tras esa ceremonia, que puede durar entre dos y tres días, los peregrinos concluyen el hach (peregrinación) con las circunvalaciones en torno a la Kaaba, la construcción con forma de cubo que se erige en el centro de la Gran Mezquita de La Meca, hacia la que se dirigen los musulmanes cuando rezan.

El valle de Mina se sitúa a unos kilómetros de La Meca, el primer lugar sagrado del islam.

Antes de dirigirse a Mina, los peregrinos pasaron la noche en la llanura de Muzdalifa, a los pies del Monte Arafat, para sacrificar a un animal en memoria de Abraham. Según la tradición, éste estuvo a punto de inmolar a su hijo Ismael antes de que el arcángel Gabriel le propusiera sacrificar a un cordero en su lugar.

Unos 1,500 millones de musulmanes de todo el mundo celebran el Aid al Adha, mientras que el hach es uno de los cinco pilares del islam.

Según las autoridades sauditas, 1.4 millones de personas acudieron este año desde el extranjero para participar al hach y cerca de 600,000 peregrinos viven en el reino.

Con ocasión de la peregrinación, las autoridades habían indicado estar en alerta ante posibles atentados, después de que el grupo yihadista Estado Islámico (EI) atacara a las fuerzas de seguridad y varias mezquitas chiitas en Arabia Saudita en los últimos meses.

También se habían movilizado a numerosos médicos y enfermeros para afrontar una posible epidemia de coronavirus MERS, del que Arabia Saudita es uno de los primeros focos en el mundo.

AgenciaAFP/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO