8ab790b9074fed051af256aa504a66b7_XL 438727_2Contraesquina Política
Por Fernando Martínez Plascencia
19 de septiembre de 2015

Como una verdadera magdalena, en plena fiestas patrias, salió a gritar y a llorar el inútil diputado federal Alberto Silva Ramos. La reacción de sus declaraciones, ha causado risas, y corajes en la “clase política”. Qué vergüenza que esta clase de legisladores estén hoy en San Lázaro, digo, la verdad, causa risa la defensa que pretende hacer de este mal gobierno que encabeza Javier Duarte De Ochoa, porque al final de cuentas, eso es lo que pretende con la estúpida declaración que da acerca de Miguel Ángel Yunes Linares, también diputado federal. Esta visto, este tipejo será un legislador, y un bulto más en la cámara baja, que solo servirá para defender ciertos intereses que le dicten sus patrones, es decir, Fidel Herrera Beltrán o Javier Duarte De Ochoa. De iniciativas o propuestas, anótelo de una vez, no habrá ninguna.

Dice este estúpido diputado que cuando Miguel Ángel Yunes Linares fue secretario general de gobierno, en la época de Patricio Chirinos Calero, fue muy represor con los medios de comunicación. Es cierto, en parte lo que dice, hubo represión, y muchos fueron perseguidos por dedicarse a esta labor de informar, pero lo que no dice acerca de éste actual mal gobierno es que, como nunca en la historia de Veracruz, habían existido tantos homicidios en contra de periodistas, exilios forzados y “voluntarios”, o amenazas en contra de los que ejercen la libertad de expresión, y no lo dice, porque él cómo coordinador de comunicación social del gobierno de la corrupción, estuvo muy bien enterado de varios hechos lamentables, y nunca fue capaz de mover un solo dedo, en defensa de lo que dice defender, y que hoy cínicamente pretende tapar, sacando hechos que en nada se asemejan a lo que sucede el día de hoy en contra de los medios de comunicación.

Escúchelo bien, en nada, absolutamente en nada se asemeja la etapa de Miguel Ángel Yunes Linares y lo que sucede actualmente, y no es que lo tratemos de defender, pero sinceramente, lo que se vive hoy en materia de inseguridad, es lo peor que nos pudimos haber imaginado que sucedería algún día, desde que empezamos a notar como se descomponía el estado con la llegada de Fidel Herrera Beltrán, y como empeoró con Javier Duarte De Ochoa. Como nunca, ejercer la libertad de expresión en Veracruz puede ser causa de enojo del gobierno de la prosperidad.

Alberto Silva Ramos, en lugar de estar legislando para que ya no se sigan robando los recursos estatales o federales de Veracruz, se pone a abrir la bocota que tiene, para decir puras tonterías, pero bueno, como se le puede pedir que legisle o vigile el dinero de nuestros impuestos, si él mismo es parte del clan de la corrupción.

Es vergonzosa su defensa, cuando es más vergonzoso que permita, y sea parte del robo descarado que nos han hecho a los veracruzanos. Miles y miles de millones de pesos saldrían de las bolsas de estos personajes, empezando por este diputado, con tan solo una sacudida.

Por eso digo, no nos hagamos, ni Héctor Yunes, ni José Francisco Yunes, harán nada, en caso de llegar al gobierno de Veracruz, en contra de estos rateros. Ya lo vera. Ninguno, escúchelo bien, barrera para atrás, no hay la suficiente dignidad de ningún diputado o senador por llamar a cuentas a estos ladrones, de ser así, desde su investidura como representantes populares ya lo hubieran hecho, mínimo, ya hubiesen exigido la integración de una comisión especial investigadora, para esclarecer porque Veracruz esta en bancarrota, y donde están los miles de millones de pesos, hasta hoy, “desparecidos”. Estos senadores puro bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, y nada de hechos. A ningún cínico ladrón de la prosperidad vemos que le haga escozor tanta palabrería.

Justo es decirlo, ambos senadores tienen buenas intenciones, tienen buena presencia ante el electorado, es verdad, pero los gobernantes actuales de Veracruz pertenecen al mismo partido, quizá, si fuera de otro instituto político, veríamos la posibilidad de que se investigara, pero no sucederá, ni con alguno de ellos, o con cualquier otro que se quiera sacar de la manga Enrique Peña Nieto. Lamento decirlo, pero es la verdad. Al tiempo.

Cheque el dato, se relame los labios Javier Duarte De Ochoa, con los dieciséis mil millones de pesos más aunados al presupuesto, que ejercerá en el siguiente año. Vea el rostro de contento y de cinismo de alguien que sabe que el año próximo, es su año cúspide que lo habrá de graduar como el peor gobernador que ha tenido Veracruz. Es la peste misma.

Los malos funcionarios están por donde sea.

Comisión Estatal de Derechos Humanos.

Otro que no sirve para nada, pero que está cobrando un jugoso salario, es el asqueroso titular de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Luis Fernando Perera Escamilla. Tiene el enorme trasero aplastado en confortable sillón, cuidándose las almorranas, sin hacer nada por aquellos que solicitan su atención en las quejas que se presentan diariamente contra algún servidor público. Este tipejo no sirve para nada, a su paso por la Subprocuraduría de la Zona Sur, dejó una estela de asuntos pendientes, y de corrupción, que hablan de su mala actuación. Parece ser que esos malos hábitos, los ha llevado a la Comisión de Derechos Humanos, denigrando a esta oficina, que de por sí, atraviesa, desde hace mucho tiempo, de falta de credibilidad, y de confianza de los ciudadanos. Estos malos hábitos, y su oscuro pasado como defensor de pederastas, lo marcan como el hierro que se les pone a los bueyes. Se dice de este inepto funcionario, que por cada intervención que lleva a cabo en “ciertos asuntos”, pide apoyos para poder mover su asqueroso tafernario. Lo malo, dicen, es que, se lo pide a ambas partes, es decir, batea por los dos lados. La CEDH parece agencia del Ministerio Publico. Algo le quedo de su paso como subprocurador.

Tránsito de Coatzacoalcos

El nuevo titular de la delegación de transito de Coatzacoalcos, Fredy Escobar Huervo, tendrá que fajarse los pantalones con sus muchachitos, estos nada más andan a la caza de los automovilistas, para ver la forma en que le puedan sacar un billetito, hasta se esconden atrás de los árboles del boulevard de la transismica, o debajo de algún puente para caer de sorpresa.

Fredy Escobar es un personaje que ha dado buenos resultados en los cargos públicos que ha tenido, ha sabido sobreponerse a muchas grillas que han pretendido dejarlo en mal con sus jefes, hasta hoy su trabajo demuestra que la grilla es para otros y como él mismo ha dicho, viene a dar resultados. Es un tipo respetuoso y bien intencionado, sencillo en su trato, quienes lo conocen hablan bien de su persona, pero deberá de tener mucho cuidado para que su gente no lo meta en problemas. Por lo pronto, ha dicho que no permitirá ningún acto de corrupción, y quien sea sorprendido en algún acto de esta naturaleza, será puesto a disposición de sus superiores. Esperemos que continúe atento al trabajo que se lleva a cabo en esa delegación, como hasta ahora lo ha venido haciendo.