Real politik
Por Ricardo Olivares Pineda
19 de septiembre de 2015

Con el descubrimiento de América, se inicia una historia de ambiciones territoriales, principalmente entre España, Inglaterra y Francia.

 

La conquista española abarcó América del Sur, Centro y parte de Norteamérica. Religiosos protestantes de origen calvinista, franceses conocidos como “hugonotes” se instalan en 1563 en Florida. En 1583 la reina Isabel autoriza al pirata Walter Raleigh establecer una colonia al norte de Florida dándole el nombre de Virginia (las Carolinas), los puritanos ingleses también seguidores calvinistas fundaron varias colonias, que llamaron la Nueva Inglaterra entre otras Boston, Plymouth, Connecticut, Pensilvania y Massachusetts, las que conformarían posteriormente las trece colonias que dieron origen a los Estados Unidos.

 

Las ideas religiosas imperaban en esas tierras, los puritanos creían que los gobiernos deberían de hacer cumplir las normas de Dios. Otros grupos religiosos católicos fundaron la colonia de Maryland y, con el paso del tiempo, llegaron migrantes de algunos países entre otros alemanes, holandeses, suecos así como los esclavos africanos.

 

Durante la colonización se cometieron crímenes horrendos contra los nativos. En 1770 se ubicaban centros urbanos pequeños pero en expansión, como Nueva York, Filadelfia, Boston, contaban con locales comerciales, artesanales y de diversión, inclusive con sus periódicos. Los norteamericanos, a diferencia de otras naciones, fueron colonizadores, no formaron una aristocracia feudal, todos fueron libres de progresar había tierra abundante y escasez de mano de obra, los movimientos migratorios eran bienvenidos.

 

Los enfrentamientos bélicos europeos afectaban de alguna manera el movimiento colonizador; el gobierno inglés nombraba a la mayoría de los gobiernos coloniales y éstos deberían gobernar con una asamblea representativa; el voto estaba restringido para los dueños varones de la tierra, los colonos tenían el espíritu independista y expansionista .En esos años, se dieron varias guerras entre Inglaterra y Francia, al ser derrotado el ejército francés, Canadá y Luisiana (la nueva Francia) pasaron al dominio británico; en 1783 Inglaterra reconoce la independencia de las 13 colonias situadas en la costa del Atlántico.

 

A partir de la independencia, se inicia la expansión hacia el oeste, aspiración de los colonos para llegar a conectarse con el Océano Pacífico. La conquista de los nuevos territorios se basa en el “Destino Manifiesto“ doctrina proveniente de los primeros ingleses puritanos, mediante la cual estaban convencidos de ser “el pueblo elegido” por Dios para sobresalir por sobre los demás; en 1846 EE.UU. inicia una guerra contra México para arrebatarle Texas y al triunfar se anexan más de la mitad del territorio mexicano; en 1898 EE.UU. entabla guerra contra España, por la posesión de Cuba, Panamá, Hawái, Puerto Rico, Alaska y Filipinas entre otros territorios.

Apoyándose en el llamado “Destino Manifiesto” en 1823, el presidente James Monroe da a conocer la doctrina “Monroe” basada en no permitir la creación de nuevas colonias en América. La no intervención en los asuntos internos de los países de América y el tercer principio, EE.UU. no intervendrá en los conflictos relacionado con los países europeos, esta doctrina se resume en ” América para los americanos” la expansión de los norteamericanos en el siglo XX fue contundente y la migración de asiáticos y latinoamericanos creció en los últimos 30 años, siguiendo “el sueño americano” se estiman migraron 50 millones de personas.

 

El problema migratorio en EE.UU., se ha vuelto tema de debate entre los precandidatos republicanos y quien ha prendido la mecha ha sido el magnate de casinos Donald Trump insultando a México, expresando que, de llegar a la presidencia, mandará a construir un muro tres veces mayor al actual y obligaría a México a pagarlo. Se olvida el verboso Trump, que él es de origen migrante, de padres irlandeses, está escupiendo para arriba. Esa es la Real Politik.