Místicos y Terrenales
Por Marco Antonio Aguirre Rodríguez
01 de septiembre de 2015

 

  • ¿Periodistas y migrantes dañan a la sociedad?
  • Buganza y Tomás Ruíz: nada más no levantan

 

 

El ataque a Alejandro Solalinde fue ordenado desde la Secretaría de Gobierno, presuntamente por Flavino Ríos, ¿o la orden habrá salido directamente de Javier Duarte?

El padre José Alejando Solalinde Guerra vio en el café de La Parroquia de Veracruz a un grupo de personas que se identificó como pastores de la Iglesia Evangélica de Veracruz y accedió a platicar con ellos.

Los pastores fueron quienes increparon su presencia en Veracruz y defendieron a Javier Duarte.

El mismo Javier Duarte que también atacó luego a Solalinde, de quien diría que “es un hombre bueno”, (si es un hombre bueno ¿porqué atacarlo, entonces?), pero que aún así pediría públicamente, en una declaración, que Dios lo ilumine y le de fuerzas para que “todo ese coraje y resentimiento que expresa contra las instituciones, lo pueda canalizar en contra de los verdaderos criminales, aquellos que tanto dañan y lastiman a nuestra sociedad”; y entre estos “verdaderos criminales” incluyó a “los migrantes y los periodistas que han sido afectados por ellos”.

(¿Periodistas y migrantes dañan a la sociedad?. La criminalización de los colectivos para evitar el cumplimiento de la responsabilidad de propiciar la paz y la seguridad pública para la sociedad)

Ellos, los pastores evangélicos, fueron llevados a la confrontación por Juan Alberto Salas Muñoz, jefe de la oficina de Asuntos Religiosos del ayuntamiento de Veracruz, el 28 de agosto.

Hasta ahí, todo parecía que el ataque había sido orquestado por instrucciones del alcalde Ramón Poo. Incluso Víctor Villalvazo Hernández, quien llevó la voz de ataque ponderó que “su” gobernador y el alcalde Veracruz son los únicos que les han dado apoyo como iglesia evangélica.

Pero no, dos elementos evidenciaron que el ataque había sido preparado y perpetrado desde Xalapa, desde la oficina de la Secretaría de Gobierno:

  1. El día anterior los pastores estuvieron en el Café de la Parroquia con el Secretario de Gobierno, Flavino Ríos Alvarado.
  2. Esa noche del 27 de agosto Alberto Salas llamó a otros pastores evangélicos para que fuesen al café a denostar a Solalinde.

La noche del 27 de agosto Alberto Salas hizo varias llamadas, entre ellas una a Alfredo Luna Murillo, presidente del Consejo Representativo de Iglesias Evangélicas del Estado de Veracruz (CRIEEV), para ordenarle que debía ir a impugnar a Solalinde, por “órdenes de Xalapa”, conforme lo anuncia la pagina ElegidosyPaganos que lleva el ingeniero y pastor Juventino Ferreira.

Ante la negativa de Alfredo Luna, Alberto Salas se enojó y amenazó.

Los pastores que finalmente accedieron a ir a denostar al padre Solalinde, son parte del grupo de Luis Bustos, funcionario de la oficina de Asuntos Religiosos, de la Secretaría de Gobierno, la oficina que lleva, precisamente, Flavino Ríos; ese grupo el martes anterior firmó un pretendido convenio con gobierno del estado.

Alfredo Luna, el 27 de agosto, se desmarcó –junto con el CRIEEV- de ese evento.

A los pastores que agredieron los identifican con el tempo “En el Nombre de Jesús, Alfa y Omega”; otros de los que fueron son Miguel Blanco pastor de Maranata y Elías Virgen pastor de iglesias inter-denominacionales.

Juan Alberto Salas, quien se presume cercano a Fidel Herrera, fue director de Educación durante el trienio de Carolina Gudiño Corro.

Alberto Salas llegó el 28 de agosto temprano a La Parroquía, para apartar una mesa cerca de donde estaría Alejandro Solalinde.

Ahí utilizó al informante de comunicación Esteban Hernández, para invitar a Solalinde Guerra a la mesa en que se encontraban.

Después Flavino Ríos desmentiría las declaraciones de Solalinde, sobre todo las vertidas el 27 de agosto, cuando afirmó que Veracruz es una “fábrica de desaparecidos”, con predominio de “centros de sicariato” y un “estado criminal” que atenta contra los periodistas, en lo cual el gobierno de Enrique Peña Nieto es cómplice.

Y lo haría con argumentos muy parecidos a los de los pastores, uno de ellos, acusando al sacerdote de carecer de pruebas de sus palabras.

Solalinde Guerra respondió: “¿Qué más pruebas quieren que las constantes marchas de mujeres de jóvenes desaparecidos, los 15 periodistas asesinados en Veracruz en este sexenio y las constantes denuncias de desaparecidos?”.

Ese mismo 28 de agosto Alejandro Solalinde recibió por la noche la “Medalla Calasanz” que le otorgó la universidad Cristóbal Colón, manejada por sacerdotes escolapios, precisamente por su activismo a favor de los migrantes.

Y ese mismo 28 de agosto al ataque de los pastores evangélicos y de Flavino Río se sumó el de Javier Duarte.

“Es una pena que se quiera aprovechar de la desgracia de hermanos que han vivido situaciones difíciles para sacar un provecho político al hablar de partidos y organizaciones partidistas; eso definitivamente no se vale, eso es inmoral y no es propio de una persona de Dios”, dijo Javier Duarte.

Pero cuando Javier Duarte habla de “hermanos” ¿a quiénes se refiere?; ¿a cuáles organizaciones partidistas hizo referencia Solalinde?.

A pesar de todo Javier Duarte llamó al padre Solalinde “un hombre bueno que defiende una legítima causa”, sólo que “lamentablemente, hay personas que se aprovechan de él para jalar agua a su molino”.

¿Quiénes son esas personas que se aprovechan de él, de Alejandro Solalinde?.

Solalinde es un terrenal que lucha por los terrenales.

Flavino y Duarte se creen los místicos que negando la realidad pueden convencer a los demás de lo que dicen.

Y los pastores evangélicos que se prestaron a la ofensa, no pueden ser místicos, porque tienen una visión ególatra, mundana y ambiciosa.

 

BUGANZA Y TOMÁS RUÍZ: NADA MÁS NO LEVANTAN. Gerardo Buganza y Tomás Ruíz buscan intensamente que se les coloque entre los posibles hacia la gubernatura del 2016, pero… nada más no levantan.

Ambos han gastado grandes cantidades de recursos en colocar sus promocionales a lo largo del estado, pero no logran generar las corrientes de opinión que buscan.

Los dos juegan también a colocar a parte de sus equipos entre los contendientes a las diputaciones locales el próximo año y en impulsar a otros hacia las presidencias municipales que se disputarán en el 2017.

Pero esa no es probablemente su máxima intención.

Cada uno quiere llegar al Congreso de la Unión en el 2018, cuando menos como diputado, pero su gran anhelo es el Senado: Gerardo Buganza para repetir, Tomás Ruíz, como el escaño que se le ha negado.

Buganza dejó el PAN y se lanza como candidato independiente; Tomás Ruíz dejó el PRI, se fue al Nueva Alianza de Elba Esther y luego regresó al PRI.

¿Qué partido buscarán que los cobije en el 2018?.

Su posibilidad hoy de alcanzar a los Yunes rojos, Héctor y Pepe, es muy baja.

Gerardo Buganza y Tomás Ruíz para el 2018, ¿ya habrán pegado?.

 

DELINCUENCIA AUTOPISTA PEROTE-PUEBLA. En su último día como diputado federal Uriel Flores Aguayo acusó el incremento de hechos delictivos en la autopista Perote-Puebla, los cuales ocurren sobre todo en la madrugada, y contra los cuales poca acción se ha dado.

“A media hora de Xalapa casi todos los días están asaltando a automovilistas y autobuses”, apuntó el ahora dirigente político a partir del 1 de septiembre.

Un incremento de la delincuencia en esta zona se ve sospechoso ¿habrá algún vínculo con intereses en dañar en específico alguna imagen política?.