Claroscuros
Por José Luis Ortega Vidal
28 de septiembre de 2015

(1)

Veracruz está roto y lo más grave es que no lo reconocemos.

La muerte violenta se nos ha convertido en algo tan común que nos ocupamos más del proceso electoral del 2016, de la lucha entre partidos y grupos de poder para la sucesión del 2018, que de la muerte –día con día- de hombres, mujeres, niños desde el Pánuco hasta el Tonalá.

Es como un cáncer del que decidimos ignorar su existencia y elegimos vivir alejados de la noticia como si el evitar saber del cáncer nos salvase de su salvaje y funesta presencia.

(2)

La clase política -en pleno- sólo se la pasa acusándose mutuamente del cáncer de narco, muertes, secuestros, asaltos, robos, entierros clandestinos, desapariciones forzadas, torturas, amenazas, ejecuciones que bañan de sangre las calles de Veracruz, Poza Rica, Pánuco, Córdoba, Cuitláhuac, Coatepec, Xalapa, Acayucan, Minatitlán, Coatzacoalcos, San Andrés, la sierra de Tezonapa, la Huasteca, Las Choapas, Agua Dulce…

(3)

El diario Reforma publicó un reportaje sobre este tema, en su edición del viernes 25 de septiembre; ahí se lee:

“Una vez más la violencia ocasionada por el narco castiga a los veracruzanos.

En lo que va del año se han registrado más de 90 ejecuciones presuntamente vinculadas con la delincuencia organizada en 30 municipios de la entidad gobernada por el priista Javier Duarte, según cifras del Ejecutómetro de Grupo Reforma.

Además, las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública reportan en el mismo Estado 350 víctimas de homicidio doloso de enero a agosto de este año, lo que representa más de 40 cada mes.”

Azota a Veracruz la narco violencia

http://www.reforma.com/aplicacioneslibre/articulo/default.aspx?id=651349&md5=af68e7650b33042d890a7cd28eb454ab&ta=0dfdbac11765226904c16cb9ad1b2efe

(4)

El jueves 24 de septiembre, Coatzacoalcos –llamada la Capital del Sur, por sus inversiones en petroquímica: más de 4.5 mil millones de dólares del 2010 al 2015- vivió una jornada de terror.

Alberto Arévalo Pérez, de 26 años, fue identificado como la víctima fatal de los hechos suscitados en Coatzacoalcos el jueves 24 de septiembre.

Aquel día, antes de la muerte de Alberto Arévalo, helicópteros de seguridad sobrevolaron la ciudad y generaron expectación en una población que ha sido testigo de 12 asaltos bancarios en el sur de Veracruz sólo durante el último mes.

En la antigua población de Puerto México, en particular, han ocurrido 34 muertes dolosas nada más en lo que va del 2015.

(5)

Al mediodía del jueves terrorífico coatzacoalquense elementos del Mando Unico, SEDENA y Navales, se movilizaron tras ser alertados de una balacera sobre la avenida Transístmica, en las inmediaciones del CBTIS 85.

La violenta jornada comenzó a las 12:30 horas luego que sujetos armados con fusiles de alto poder dieron acribillaron a Arévalo Pérez, vecino de la colonia “Francisco Villa” en la ciudad y puerto sureño.

La víctima se encontraba en un taller mecánico, ubicado a 10 metros de la policía naval.

Una patrulla de navales que iba saliendo de sus instalaciones se percató de los hechos, inició una persecución y balacera a lo largo de la avenida, que culminó en el cruce de las calles Independencia y Flores Magón.

Los sicarios viajaban en una camioneta Dodge Journey, placas YKA-2940, que colisionó con otra unidad, por lo que los criminales continuaron a pie.

En ese momento se logró la captura de uno de los delincuentes, mientras que otros dos más pudieron escabullirse en las instalaciones de la Clínica 36 del IMSS, repleta de pacientes hospitalizados y en consulta, además de sus familias: adultos mayores, mujeres, niños, hombres de distintas edades.

Fueron cerradas las puertas del nosocomio; se hallaron un chaleco táctico y municiones abandonadas en los alrededores.

Cerca de dos horas después se logró la captura de los otros dos delincuentes, quienes se encontraban dentro de las instalaciones del Instituto Mexicano del Seguro Social.

En el interior de la camioneta Dodge Journey, con placas YKA-2940, se hallaron varios cartuchos útiles, así como dos fusiles AK-75 de fabricación rusa.

Trascendió que la unidad donde viajaban los sicarios es propiedad de uno de los dueños del Hotel Margon, -de histórica presencia en el centro de Coatzacoalcos- y habría sido robada poco antes de los hechos violentos.

Fue una jornada de terror: los alumnos del CBTIS 85 fueron enviados a sus casas y las clases suspendidas; pacientes y familiares que no requería atención de urgencia desalojaron la clínica 36 del IMSS.

(6)

El mismo jueves 24 de septiembre, en el municipio de Texistepec –al que pertenece la población de San Lorenzo Tenochtitlan, sede de una antigua ciudad Olmeca, considerada una de las más importantes poblaciones de la cultura madre de Mesoamérica- se ubicó una fosa clandestina.

El rumor corrió de inmediato: se pensó en Aristeo Hernández Facundo, líder de izquierda, profesor del CBTIS 48 en Acayucan y ex alcalde de Jáltipan de Morelos, secuestrado desde los primeros días de agosto del 2015.

El viernes 25 se confirmó la mala noticia: el cuerpo hallado en la fosa clandestina de Texistepec correspondería al del profesor Aristeo, aunque su familia exigía pruebas científicas para aceptar formalmente la identificación.

(7)

Desde el lunes 21 de septiembre circulaban en redes sociales comentarios, avisos, sobre el cumpleaños de José Yunes Zorrilla.

Como en el caso de Héctor Yunes o de Miguel Angel Yunes, o de Alberto Silva o de Erick Lagos o de Gerardo Buganza, hay periodistas, políticos, empresarios desesperados, nerviosos, excitados porque el político de su preferencia llegue al poder.

La llegada de un amigo, de un aliado a la gubernatura, significa el acceso a poder, dinero, negocios.

Finalmente, el viernes 25 Yunes Zorrilla cumplió años y llovieron las felicitaciones y se repartieron fotografías sobre lus festejos que –a decir de sus adláteres- fueron sencillos.

El viernes 25 también trascendió que diputados locales veracruzanos presentaron una denuncia por enriquecimiento ilícito en contra de Miguel Angel Yunes Márquez, alcalde de Boca del Río.

El denunciado es hijo del diputado federal Miguel Angel Yunes Linares, el hombre al que Javier Duarte de Ochoa llamó perro chihuahueño el lunes 21 y que desde su aspiración a gobernar Veracruz lanza un día sí y otro también acusaciones, señalamientos, denuncias y promesas de acabar con el grupo político de su ex amigo y ahora enemigo político y personal Fidel Herrera Beltrán.

En fin, la clase política a lo suyo: la pugna por el poder por el poder mismo.

Los periodistas a escribir hora tras hora la crónica de lo que hacen, dicen, dejan de hacer y dejan de decir los señores del poder.

Los delincuentes a matar -hoy sí y mañana también- a toda clase de personas: delincuentes como ellos, inocentes, víctimas colaterales, y quien haga falta para cumplir las órdenes, lograr su objetivo de “pelear la plaza” o simplemente ejercer el oficio sanguinario del que forman parte.

Nadie se salva, nadie está seguro: en Las Choapas, durante las últimas semanas han sido asesinados, ejecutados, dos niños; en la zona Córdoba-Orizaba, en el transcurso de la semana y en un lapso de 24 horas, se registraron 11 ejecuciones, incluyendo a varias mujeres y a un menor de edad; en Pueblo Viejo, en la huasteca veracruzana, hallaron los cadáveres de un empresario tamaulipeco y su hijo: padre y hermano del cineasta mexicano Alejandro Gómez Monteverde.

En territorio de Tabasco hallan cuerpos de vecinos de Las Choapas, Veracruz; en el municipio de Pánuco, al norte veracruzano, encuentran cadáveres de gente nativa de Tamaulipas.

En la parte que corresponde a Oaxaca dentro de la Sierra de Tezonapa ejecutaron –meses atrás- a un periodista nativo de Tierra Blanca, Veracruz.

La cuenca del río Papaloapan nace en Oaxaca y termina en Veracruz pero los pueblo de toda ella están repletos de cadáveres.

(8)

Esto es apenas un asomo, un pequeño recuento de datos: Veracruz luce roto y sus alrededores también.

Todo se vincula:

La indiferencia e incapacidad de la clase política para enfrentar esta tragedia…

La complicidad, el silencio o el desinterés de sectores de influencia como el periodismo, víctima también de la violencia general que viene del Estado o del crimen organizado, pero víctima, a su vez, de sí mismo…

El desdén del sector financiero para invertir en una región del país que abona la mayor parte de la materia prima del sector energético pero no cuenta con empresas añadan valor a nuestros productos y generen empleo, derramen recursos monetarios e impulsen el desarrollo económico que debe ligar a un desarrollo social…

El pasmo, egoísmo, codicia de un sector empresarial que sólo sabe pedir, pedir, pedir, reclamar, reclamar, reclamar, corromper, corromper, corromper; pero no reparte ni comparte riqueza, no invierte con inteligencia y creatividad y generosidad…

El pecado suicida de una sociedad que aprende, día con día, a olvidar, sin darse cuenta que se olvida a sí misma…