Contraesquina Politica
PorFernando Martínez Plascencia
11 de septiembre de 2015

Que aberrante que legisladores del PRI, por conducto del nefasto Emilio Gamboa Patrón, coordinador de los senadores en la cámara alta, de una forma tan obscena y denigrante, respalden la “verdad histórica” de Jesús Murillo Karam, el ex titular de la PGR. No tiene calificativo alguno semejante declaración. Dice que no tienen duda que las investigaciones realizadas por el ex funcionario, están respaldadas por una investigación responsable, nada más alejado de la realidad, que hoy sabemos, desmienten los integrantes del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes de la Comisión Interamericana de Derecho Humanos.

El encubrimiento del gobierno federal, por conducto de este senador, del caso de los cuarenta y tres normalistas de Ayotzinapa, hasta el día de hoy desaparecidos, ofende a los mexicanos, sobre todo cuando la “Verdad Historica” de Murillo Karam, decía que habían sido incinerados en el basurero de Cocula, Guerrero. De verdad lamentable que tengamos que escuchar este tipo de declaraciones de un senador de la Republica, que se convierte en cómplice de algo que siempre hemos sabido; que en la Desaparición Forzada, hoy documentada, con los nuevos peritajes realizados por este grupo de expertos, estuvieron inmiscuidos los tres órdenes de gobierno. La participación de un hecho delictivo se da por acción o por omisión.

Así que al final, nos enteramos que la “verdad histórica”, fue arrancada a base de la tortura, que termina de enterrar la poca credibilidad que le quedaba a este mal gobierno que encabeza Enrique Peña Nieto. Lamentable, que quien le esté dando el punta pie sean sus propios correligionarios del PRI. Los mismos que dicen que son la “fuerza política que siempre ha buscado la estabilidad, la paz y el desarrollo de nuestra nación”. Ni como creerles.

Arturo Escobar y Vega. Su nombramiento avergüenza.

¿Cómo recuperar la credibilidad, la confianza y la gobernabilidad en nuestro país? Creo que a estas altura es casi imposible, por muchas razones: Una de ellas son los últimos nombramientos que acaba de realizar el gobierno federal, concretamente en la Secretaria de Gobernación, la que encabeza Miguel Ángel Osorio Chong, fíjese, acaba de nombrar como Subsecretario de Prevención del delito y Participación Ciudadana, al ex senador y ex diputado Arturo Escobar y Vega, quien fue detenido en Chiapas, siendo senador de la República, concretamente en el aeropuerto, con más de un millón de pesos, los que se ocuparon para pagar los votos de los ciudadanos de ese Estado. Está lleno de toda una estela de corrupción dentro del partido verde, y como legislador.

Que tipo tan asqueroso estará a cargo de un área tan importante, como lo es ésta subsecretaria. Que humillante que el gobierno federal pague favores con tipos tan despreciables, que han hecho de la política, una actividad denigrante. Pero de que espantarnos, son tal para cual. Primero sus intereses, y después los intereses de los ciudadanos. Que poca madre.

Su nombramiento demuestra el pago de favores, y de complicidades a las que ha tenido que someterse el gobierno para lograr sacar ciertas iniciativas, y reformas que no han servido de nada.

Cómo creerle a este gobierno que verdaderamente quieren transformar a nuestro país, si sus acciones nos dicen otra cosa.

Qué le pasa a esta clase maldita de gobernantes, y políticos que piensan que nosotros todo podemos soportar.

Los gobiernos estatales no escapan a este tipo de personajes.

Veracruz menos. Hace no mucho tiempo, en el aeropuerto de Toluca, fueron detenidos funcionarios veracruzanos, con más de veinte cinco millones de pesos, para la campaña de Enrique Peña Nieto. Aunque esto fue negado, la realidad es que ese dinero se ocuparía para su campaña presidencial. La aprehensión de estos dos funcionarios públicos de la Secretaria de Finanzas del gobierno veracruzano, origino la caída de Vicente Benítez Gonzales, tesorero de dicha oficina, ya que los funcionarios detenidos, estaban estrechamente ligados a su persona, e incluso, la suposición indica que ese dinero, fue llevado al Estado de México por órdenes de Javier Duarte de Ochoa. La caída de Vicente Benítez no duro mucho, primero, JDO lo nombro subsecretario de SEDESOL estatal, y actualmente es Oficial Mayor de la SEV.

¿Les queda claro? A los gobernantes no les importa que piense usted, o yo, o cualquier persona acerca de ellos. Si tienes moral, y principios no cabes en ese grupo. En cambio, si eres bueno para robar el dinero público que no te pertenece, te recompensan con otro cargo de mayor jerarquía, y se dice que “la participación de tu persona en la nueva encomienda, será fundamental en el ejercicio del nuevo cargo, ya que tu capacidad, experiencia, y visión, fortalecerán la estrategia de dicha oficina”. De ese tamaño, es el halago para el corrupto, el ladrón, el cómplice, y para cualquier otro que tenga capacidad para robar los recursos económicos de los ciudadanos.

Al paso que vamos, dentro de poco, el gobierno federal, anunciará otro nombramiento en la persona de Joaquín Guzmán Loera, “el chapo” Guzmán, como secretario o comisionado de seguridad pública nacional, o secretario de comunicaciones y transportes. Da lo mismo.