El asesinato de mexicanos en Egipto obligaría al gobierno mexicano a emprender una acción más contundente para reprobar el fatal atentado cometido por un ejército regular que ha masacrado, dicen por error, a un grupo de turistas.

Este lamentable hecho nos remite a la cada vez más vergonzosa actuación gubernamental en materia de política internacional, y cuya debacle cobra notoriedad en el “comes y te vas” pronunciado por Vicente Fox a un Fidel Castro que todavía celebra su picara conversación.

Hoy con tibieza y con más pena que gloria, acaso logran traer los cadáveres de los connacionales muertos diariamente en la frontera norte y ahora a los caídos bajo la artillería aérea en Egipto.