La historiadora Celia del Palacio Montiel, hizo una excelente investigación sobre la situación de la prensa en Veracruz, en ella registra “11 asesinatos de periodistas, cuatro desapariciones, 12 ataques a instalaciones de medios –físicos o digitales- varios despedidos por “su enfoque” informativo y otras seis decenas de reporteros agredidos”, señala el reportaje publicado en el periódico digital sin embargo.com. Refiere que “la impunidad prevalece en el estado en lo que se refiere a la resolución de estas agresiones, en particular en lo que se refiere a los asesinatos de los periodistas… “al clientelismo en el que regularmente operan las relaciones de dueños de medios con gobiernos de diferentes niveles, se sumó la irrupción de la violencia atribuida al crimen organizado “que deseaban visibilidad pública de sus actividades para infundir temor”. Como una “estrategia de control” sobre los medios y un interés del Gobierno estatal por no difundir los hechos de violencia (que conlleva) a “un sistema de “castigos y recompensas”. El artículo es interesante porque revela mucho de cuanto ocurre en la entidad veracruzana en el ámbito de los medios de comunicación y sus relaciones con el poder público.