Habrá que esperar los resultados de la entrevista del gobernador del estado con el Secretario de Hacienda, que ojala haya sido productiva y proporcione alivio al apesadumbrado panorama financiero de su gobierno y por ende de la entidad veracruzana. Según se anunció, la agenda de esa entrevista incluía la reestructura de la deuda pública y el impacto que el presupuesto base cero tendrá sobre  el presupuesto del estado para el ejercicio fiscal del 2016. Duarte de Ochoa se muestra optimista pues señala que el presupuesto para las entidades federativas para el próximo año vendrá bien, a pesar de lo que se ha informado respecto del efecto restrictivo del presupuesto base cero. Asegura que el flujo de recursos no tendrá cambios sustanciales, nada que “haga preocuparnos”. Menos mal, pero entonces seguiremos igual, o peor.