Al Centro de Cancerología llegan enfermos de cáncer de todo el estado, en su mayor parte son gente de escasos recursos económicos por lo que es triste advertir su desamparo cuando llegan a este centro de salud y comprueban que la medicina que requieren no la pueden conseguir, porque el desabasto en el CECAN es una realidad incontrastable. Ya podemos imaginarnos lo que ocurre cuando un cáncer no se atiende con la debida prescripción pues, como en el caso de las quimios, el régimen es muy estricto y si se pierde el ritmo las consecuencias son graves. De los laboratorios ni hablar, la carencia de insumos para los análisis los mantiene prácticamente cerrados. Cuando un gobierno no es capaz de atender a los enfermos el resultado es criminal.