Contrario a la postura adoptada por el arzobispado de Veracruz respecto al dicho de Solalinde respecto a desaparecidos y trato a los migrantes, el obispo de Córdoba, Eduardo Patiño Leal, también condenó las desapariciones forzadas algunas de las cuales, dice, pueden ser promovidas desde ciertas cúpulas y deben ser condenadas y denunciadas “…nos solidarizamos con las personas que hayan padecido esta situación, que pronto lo puedan encontrar”. Asegura que las críticas hacia el Estado no solo las hace Solalinde, también desde los medios de comunicación y en redes sociales se critica lo que está pasando en la entidad relacionado con los ataques a los centroamericanos, en este estado como en todo el país. “Nos guste o no nos guste, es verdad y no la podemos callar, aquí más bien se trataría de que haya certeza y claridad”.