El todavía dirigente del Partido de la Revolución Democrática, Carlos Navarrete, reconoce que este partido ya no es lo que fue y lo mide en términos de porcentajes electorales al recordar que representan solo el 12 por ciento de la votación nacional, muy por debajo del PRI y del PAN, y apenas por encima de partidos como MORENA que con su 8 por ciento revela su capacidad de crecimiento. El diagnóstico de Navarrete para renovar al PRD es que Los Chuchos no participen en el cambio de dirigencia, quiere el senador un cambio y este sólo se consigue sin la nociva presencia de los afamados Chuchos que solo velan por sus intereses de grupo. Aquí sí, es renovarse o morir, quedando a expensas de alianzas hasta con el PRI.