Por increíble que parezca, de los 400 millones de pesos que el senador Yunes Zorrilla gestionó ante las autoridades de Hacienda en apoyo al campo veracruzano, solo se entregaron 175 millones de pesos debido al desacuerdo entre las burocracias estatal y federal del ramo sobre el destino específico de ese recurso. Este caso debiera ser investigado por la Auditoría Superior de la Federación porque es un recurso que hubiera beneficiado a cafeticultores veracruzanos y a otros productores agrícolas de la entidad pero quedó congelado en alguna ventanilla por la ineptitud y falta de compromiso de los encargados de implementar los programas de desarrollo campirano.