La bancada priista veracruzana en el Congreso de la Unión presentó un exhorto para que la PGR acelere la investigación que según ellos se lleva contra el también diputado Miguel Ángel Yunes Linares, de la bancada panista. Sería un despropósito atribuirle a esa acción intenciones serias, con ánimo verdadero de remodelar la conducta de la clase política respecto a corruptelas, pues incluso entre ellos hay elementos señalados por la opinión pública veracruzana como depredadores de recursos públicos. En el fondo de ese movimiento subyace la estrategia para deprimir las posibilidades de Yunes Linares ahora que viene el proceso electoral sucesorio de Veracruz; en esa lógica quizá esta semana veamos en Xalapa a los integrantes de la franquicia de Los 400 Pueblos con el pretexto de protestar por incumplimientos del gobierno, pero al final los observaremos bailando semidesnudos cubriéndose con fotografías del diputado panista, quien por cierto obtiene de esa manera una difusión gratuita de su imagen. La guerra de lodo ya empezó.