Inquietud Magisterial
Por Luis Ortiz Ramírez
30 de septiembre de 2015

Cortesana:

Persona que antiguamente formaba parte de la corte y estaba al servicio del rey o de su familia. Wikipedia

Cuando era el día del maestro, la Maestra Elba Esther Gordillo no paraba de contestar el teléfono de las muchas llamadas que le hacían para felicitarla, algunas eran de la Secretaria de Gobernación, otras de Gobernadores, sus Secretarios Seccionales no se quedaban atrás, los Senadores, Diputados y presidentes municipales también llamaban a la poderosa líder. Todos querían congraciarse con la “Maestra”.

Hoy la historia es diferente, nadie se acuerda de la defenestrada líder. Sus antiguos aliados ni por lastima se asoman a verla. El actual Secretario General del SNTE Juan Díaz de la Torre, considerado por el grueso del magisterio como el “Judas” que la entregó, ni en sueños se le aparece. Pero este líder también está en el olvido. Sólo aparece en escena cuando al Estado Mexicano, a través de invitación de la SEP (Secretaria de Educación Pública) o el INEE (Instituto Nacional de Evaluación Educativa), requieren su presencia.

Hoy le tocó hacer la invitación al INAI (Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales). En esta semana que perece, el dirigente del SNTE, Juan Díaz de la Torre, y la presidenta del INAI, Ximena Puente, firmaron un convenio de colaboración sobre transparencia. Muchos creerán que es un acto de buena voluntad de parte del SNTE, sin embargo los maestros no deben celebrar tan rápido, su mostrenco líder siempre ha sido caracterizado por la simulación. La firma de este convenio no garantiza que el maestro conozca el uso de sus cuotas sindicales que son descontadas rigurosamente cada quincena.

En esta firma el que se llena la boca de loas es el secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer, señalando que el SNTE es el primer sindicato en suscribir dicho convenio, el cual firmó porque este convenio no obliga a dar conocer sus cochupos y corruptelas.

El dirigente del sindicato Juan Díaz de la Torre con un dejo de cinismo, afirmó que se harán públicos los recursos que reciba el sindicato, así como sus estados financieros, pero no el uso de las cuotas sindicales, las cuales, puntualizó, “representan recursos particulares que aportan los agremiados, a quienes se les rinde cuentas puntalmente”.

Lo peor de todo es que cuando le preguntan al “güero“ sobre el alcance de un modelo de transparencia que no incluye dar a conocer el destino de los fondos que recibe el SNTE a través de las cuotas obligatorias de más de 1.2 millones de trabajadores de la educación en el país, este lidercito sólo alcanza a decir que “nomás hay una transparencia, la que es y la que no es”.

 Así que los caciques feudales del magisterio no tiene que preocuparse todo siga igual porque, en realidad, nada se movió una vez más en el SNTE y no hay nada que temer, total los maestros están más preocupados por profesionalizarse y prepararse para el examen de permanencia que en andar solicitando auditorias sobre el uso de los dineros magisteriales.