En 21 de las 32 entidades federativas se ha manifestado el fenómeno de la alternancia en el gobierno estatal, Veracruz está entre las que aún no experimentan un cambio de partido en el gobierno estadual. Aún no se ha dimensionado hasta qué grado ha sido conveniente la alternancia en estados que incluso la han repetido como Michoacán y Yucatán, pero de algo servirá si como sucede en Sonora la flamante gobernadora cumple con su ofrecimiento de castigar a quienes en el gobierno de su antecesor o este mismo hayan incurrido en prácticas de corrupción; lo mismo ha prometido “El Bronco” para Nuevo León, ojala puedan cumplirlo pues enfrentarán una muralla de intereses creados y entreverados en los factores de poder de sus respectivas entidades, de otra manera solo será una promesa de moda.