Si en la zona sur de la entidad la delincuencia ha sentado sus reales porque han fallado  las estrategias para combatirla, en la región de Córdoba y Fortín no van a la zaga en ese problema; Córdoba, Cuitláhuac, Atoyac, Orizaba, Acultzingo siguen a la espera de resultados positivos que reduzcan los índices delincuenciales y que se eficiente las acciones del Mando Único, porque el secuestro, el robo de vehículos, los homicidios y los asaltos a mano armada siguen asolando la región.